Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El ayuntamiento alicantino de Sant Joan recalifica la totalidad del suelo municipal para construir 32.000 nuevas viviendas

Sábado.10 de noviembre de 2007 644 visitas Sin comentarios
Insurgente #TITRE

El ayuntamiento alicantino de Sant Joan recalifica la totalidad del suelo municipal para construir 32.000 nuevas viviendas, 11.500 más que el actual número de habitantes

inSurGente.- Teniendo en cuenta que la población actual de Sant Joan d’Alacant es de 20.500 habitantes, parece ciertamente desproporcionada la decisión del alcalde del PSOE y de su equipo de gobierno de construir 32.000 nuevas viviendas. Eso por no hablar del coste medioambiental que la medida va a suponer. El asunto, como nos recuerda en su amable mensaje el lector que nos envía la noticia publicada ayer en la edición valenciana de El País, ilustra a la perfección la sintonía que une al PP y al PSOE en materia de ladrillos. En materiales, o sea.

El País (Santiago Navarro).- Sant Joan d’Alacant agotará prácticamente de una tacada el suelo no urbanizable del término (unos 2,5 millones de metros cuadrados) y contará en el horizonte de 2043 con un parque de viviendas potencial de 31.894 unidades que triplicarán su censo (ahora de 20.500 habitantes).

Este desarrollo supondrá un consumo de agua de 23.231 metros cúbicos al día. De ellos, 18.458 serán para el abastecimiento y procederán de la proyectada desaladora de Mutxamel ( 2.265 metros cúbicos) y el resto de los acuíferos del Vinalopó. El riego de las zonas verdes (4.773 metros cúbicos) se cubrirá con agua depurada.

Estos son los trazos más gruesos del avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobado por el equipo de gobierno local, en manos del PSPV. El edil de urbanismo, Pablo Celdrán, defiende la "sostenibilidad" de esta propuesta de planeamiento. "Cerramos las puertas a los agentes urbanizadores y nos aseguramos la preceptiva reserva de zona verde con más de un millón de metros cuadrados", razona el edil.

El gobierno local, en palabras del edil de Urbanismo, ha apostado por este nuevo documento en sustitución del actual PGOU, vigente desde 1987, con el objetivo de impulsar la localidad como centro administrativo y comercial del área metropolitana de Alicante y para cumplir la exigencia de cinco metros cuadrados de zona verde por habitante recogida en la Ley Urbanística Valenciana (LUV). "El término de Sant Joan es exiguo, no más de 10 kilómetros cuadrados. Con el vigente PGOU estábamos limitados. Ahora, apostamos por nuevo modelo sostenible, asegurándonos las zonas verdes, el crecimiento del sector terciario y de la industria ligera, y un desarrollo residencial intensivo en altura, más próximo al de Benidorm, en oposición al urbanismo extensivo de la vivienda unifamiliar y chalés", argumenta el edil.

El sector de Fabraquer sur (una franja de dos millones de metros cuadrados de suelo rústico, en el prelitoral entre El Campello y Alicante, a unos 600 metros de la línea del mar) es la piedra angular del modelo urbano que propone el Consistorio. Sobre este sector se presentaron hace un año nueve propuestas de urbanización. El equipo de gobierno las rechazó y ahora recalifica el terreno, incluyendo una reserva de medio millón para zona verde y otro tanto para viales y dotaciones. El resto será suelo residencial. En total, aquí se levantarán 5.748 viviendas, en bloques de nueve alturas. "Será nuestra ventana al mar con la renovación de la obsoleta red de comunicaciones", dice Celdrán.

El segundo punto en el que incide la propuesta de plan es el sector de Fabraquer norte, que ocupa 800.000 metros cuadrados. El equipo de gobierno pretende convertirlo en la punta de lanza de la actividad industrial y comercialo. Se recalifican unos 600.000 metros como suelo industrial, que se sumarán a los 200.00 existentes, para industria ligera. En la zona también se ubicarán tres centros comerciales.

En el apartado de recursos hídricos, el equipo redactor del PGOU de Sant Joan d’Alacant, sobre la base de un informe de la empresa Aguas de Alicante, asegura que el suministro se garantizará con las aportaciones de la proyectada desaladora de Mutxamel y el trasvase Júcar- Vinalopó. El consumo que estiman los técnicos con el PGOU plenamente ejecutado sería de 23.231 metros cúbicos diarios.

En una proyección hasta 2020, el consumo de agua (humano, dotacional y terciario) previsto será de 12.392 metros cúbicos diarios. De ellos, 2.265 metros procederán de la desaladora. "Únicamente sería necesario abastecer 10.127 metros cúbicos al día desde las actuales fuentes de abastecimiento [los acuíferos del Vinalopó]", señala el estudio. El informe alude sorprendentemente a la aportación del trasvase Júcar-Vinalopó, cuando esta transferencia no está prevista para consumo humano, sino agrícola y de recarga de los acuíferos. El riego de zonas verdes ( 4.773 metros cúbicos al día) se cubrirá con el agua reciclada de la nueva depuradora el Cantalar (al norte del término).

Ecologistas en Acción del País Valenciano rechaza las líneas generales de esta propuesta de PGOU y en particular el aspecto de los recursos hídricos. "El planeamiento, por mucho que se revista con zonas verdes, es mastodóntico e insostenible. Agota prácticamente todo el suelo no urbanizable, un caso insólito en la Comunidad Valenciana", explica Carlos Arribas, portavoz de la organización en Alicante. "Y en cuanto a los recursos hídricos, la propuesta viene a incrementar la presión sobre los ya sobreexplotados acuíferos de Vinalopó. El agua del trasvase es sólo para regar", asevera Arribas.

El edil de Urbanismo defiende la sostenibilidad del plan también en este punto: "Sant Joan será el único municipio del área metropolitana de Alicante que no tendrá campo de golf".

Dos ’Rabassa’ y un 30% de VPO

La propuesta de crecimiento del parque inmobiliario que incluye el avance del nuevo PGOU de Sant Joan Joan d’Alacant dobla en números absolutos al más ambicioso, y no menos polémico, programa urbanístico de Alicante, el Plan Rabassa. Este último, pendiente del visto bueno del Consell, prevé levantar unas 15.000 viviendas, mientras el PGOU de la pequeña y contigua localidad de Sant Joan plantea 31.894 nuevas casas.

Los mentores del plan Rabassa, entre ellos el alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, del PP, defienden el plan por la oferta de vivienda social que incluye, la mitad de las nuevas casas.

Este aspecto social también es esgrimido por el equipo de gobierno socialista de Sant Joan. "En todos y cada uno de los nuevos sectores de desarrollo se ha hecho una reserva del 30% para viviendas protegidas, 10 puntos por encima de lo que fija la ley", asevera el edil de Urbanismo, Pablo Celdrán.

Celdrán resalta otra característica, en su opinión pionera, del trámite abierto en el Ayuntamiento para la redacción del nuevo PGOU. "Será un proceso abierto sin ninguna restricción a la participación de los vecinos. De entrada, la fase de exposición al público del avance se prolongará durante tres meses", explica. El plan de participación ciudadana en el PGOU incluye, entre otras actividades, conferencias, exposiciones y visitas guiadas por el término.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.