Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El agroanarquista que se independizó de Moscú creando su propia moneda virtual

Domingo.5 de agosto de 2018 72 visitas Sin comentarios
Yorobuku. #TITRE

Rusia es un exceso para todo, al menos desde la mirada pusilánime del occidente europeo. Es excesiva en la fotografía, es excesiva en lo universitario, es excesiva en YouTube y es excesiva en lo que a la soberanía rural se refiere. Y nosotros somos idiotas por no adentrar más la mirada en un territorio de tantas sensaciones chispeantes.

The Wall Street Journal lo hizo muy bien con el titular para demostrarlo: «Un granjero ruso altera la economía rural con una moneda virtual, mientras Moscú observa con cautela». Como para no hacer click, cabrones.

La historia es aún mejor que el titular. Mikhail Shlyapnikov, un granjero que se autodefine como agroanarquista del pequeño pueblo de Kolionovo, decidió que la mejor manera de escapar de la miseria económica era decir a Moscú que cпасибо и до свидания, vamos, que gracias y adiós.

Como lo de la independencia territorial es una cosa con la que Putin no bromea, el intrépido granjero ruso decidió que el camino era el de la emancipación económica. Y está por ver que el primer ministro ruso no se ponga juguetón.

Según Wikipedia, el censo de Kolionovo incluía en 2010 a 9 personas, lo que no da ni para bar en la plaza de pueblo. Como explica Shlyapnikov «No se ven muchos rublos por aquí. Tenemos nuestro propio país aquí, nuestra propia moneda. Nos apañamos bastante bien nosotros solos».

Esa moneda propia es el kolion, una criptomoneda creada con una inversión inicial de medio millón de dólares provenientes de inversores de Rusia y de otros países. El agroanarca ruso explica que un centenar de coetáneos están ya utilizando la moneda para la compraventa de verduras y hortalizas o de maquinaria agrícola.

La medida es, además, de un recurso de supervivencia económica, una medida de protesta ante el abismo que separa la Rusia urbana de la rural. Mientras que las cataratas de rublos provenientes del petróleo y el gas se quedaban en las ciudades y reorganizaban sus estratos sociales, en el campo ruso la situación permanece tan cruda como antes.

Putin está barajando la posibilidad de prohibir las criptomonedas o, como en el resto de países, al menos intentarlo. Pero mientras eso ocurre, su gobierno observa con mucha atención lo que suponen este tipo de experimentos para la economía del país.

Fuente: https://www.yorokobu.es/kolion-rusi...