Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El Sabotaje

Martes.25 de mayo de 2004 2211 visitas - 1 comentario(s)
Correo Tortuga - F.I.J.L. Zaragoza

e1 sabotaje ha sido siempre un arma utilizada por L@s oprimid@s una manera más
de poner en marcha la imaginación al servicio de la emancipación. Vamos a
intentar explicar cual ha sido la historia del Sabotaje y cuales algunas de sus
prácticas. Para ello comenzaremos por saber como denominan y que significado
dan a la palabra Sabotaje los diccionarios. El diccionario de la Real Academia
de la Lengua Española dice que el Sabotaje es "Daño o deterioro que para
perjudicar a los patronos hacen L@s obrer@s en la maquinaria, productos, etc."

Es aún más severo el diccionario inglés, el Oxford Dictionary que dice lo
siguiente en tomo al Sabotaje "Malévola e injustificada destrucción que consiste
principalmente en el deterioro de instalaciones, etc. por obrer@s en conflicto
con sus patron@s.

La palabra Sabotaje proviene del francés, "sabots", en esta lengua, significa
zueco y la palabra sabotaje viene a raíz de la acción que realizaron
trabajadores franceses que trabajaban en una harinera. En pleno conflicto
laboral usaron sus zuecos para que hábilmente, como requiere el arte del
sabotaje, no pudieran funcionar los molinos para moler el trigo usándolos de
cuñas. Este acto ingenioso, seguramente no fue el primer acto para parar la
producción pero si el que dio nombre tan magnifica labor... el arte del
sabotaje.

Ya en 1830 L@s obrer@s tejedores de Lión respondieron con 1a destrucción de
todos los telares ante la bajada de salarios decretada por la patronal. En 1895
l@s trabajadores del ferrocarril francés ante el proyecto de la ley
Merin-Trarieux, que negaba el derecho l@s obrer@s a organizarse en sindicatos
lanzaron una consigna que corrió como la pólvora "solamente con dos perras
chicas de cierto material (azúcar) puede hacer que pare toda una locomotora." En
definitiva, podríamos decir que el Sabotaje no es más que la aplicación práctica
de "A mala paga, mal trabajo" o que l@s obrer@s no deben de respetar a las
máquinas hasta el día en que éstas sean unas amigas que abrevian el trabajo, en
vez de, como en la actualidad, las enemigas, las ladronas de pan, las asesinas
de trabajador@s.

Hay diversas formas de llevar cabo un sabotaje, l@s obrer@s escoceses utilizan
un vocablo en su jerga para designar una nueva táctica en lugar de la huelga,
éste es "Go Canny", si dos escoceses van juntos y uno corre demasiado le dice
"Go Canny" algo así como ves tranquilo, anda despacio, a tu gusto. Esta es otra
forma de sabotaje que no daña a las máquinas pero daña el proceso productivo. Si
nuestro trabajo es solamente mercancía en venta en el mercado pues vamos a
ponerle nosotr@s el precio, aquí volvemos a la frase "A mala paga, mal trabajo".

Otro tipo de sabotaje además del realizado a las máquinas y a la producción es
el ocasionado a las mercancías. Muchas veces dado tu puesto de trabajo no
puedes usar mas que esta opción. Si por ejemplo tu trabajas a destajo y
practicas el Go Canny o destrozas tus propias herramientas serás tu propia
víctima ya que sabotearías tu salario, entonces la única opción que te queda es
disminuir la calidad de tu trabajo y no la cantidad, por ejemplo si te pagan por
tanto trabajo realizado lo harás igual pero no pondrás el mismo esmero para que
quede bien acabado, por lo que al final al patrón le harás perder un cliente.

Además un sabotaje que podemos usar l@s obrer@s es el que se denominó como "Boca
Abierta" que no es más que la denuncia publica. Como trabajador@s que somos,
sabemos muchas veces lo se cuece dentro de las empresas, este Sabotaje puede ser
para un patrón tan temible como la brutal inutilización de una preciosa
maquinaria. Para el dueño de un restaurante es fastidioso que sus obrer@s
denuncien que la fantástica sopa de Cangrejos no es mas que cáscara de langosta
dejadas por otros clientes y cuidadosamente trituradas o para un constructor que
los albañiles denuncien materiales defectuosos a los futuros compradores de la
casa etc.

Otra forma de lucha contra los patronos es el obstruccionismo. Esta práctica se
empezó a llevar a cabo en Italia y hoy aún cuenta con más vigencia. El
obstruccionismo consta en llevar a la más absoluta pulcritud todas las normas de
la empresa. Actualmente en muchas empresas están impuestas normas como la AENOR
o la Iso las cuales hacen una planificación del trabajo y de esas normas no
puedes salirte. Esto solo ocurre cuando viene la inspección para darte
certificado mientras se trabaja todo ritmo. Pues esta forma de Sabotaje no es
más que seguir sus normas al 100% unido con un poco de Go Canny hace que la
producción se colapse.

Una cosa siempre ha quedado clara, el sabotaje nunca ha de ser perjudicial para
el consumidor sino solo para el patrono, ya sea por disminución del ritmo de
trabajo, sea dejando invendibles los productos fabricados, sea inmovilizando o
dejando inservible el instrumento de producción, pero el consumidor no debe
padecer los efectos de esta guerra llevada contra el explotador.

Hasta aquí hemos enfocado el sabotaje como un medio de defensa utilizado por l@s
trabajadores contra l@s patron@s. Puede, además, constituir un medio de defensa
del ciudadan@ contra el Estado o las grandes compañías.

No es la primera vez que se sabotean las máquinas de los aparcamientos de zona
azul, o se cortan los cables de video-cámaras que nos roban la intimidad, esto
es la práctica del sabotaje social.

Actualmente esta práctica está siendo más utilizada en nuestras ciudades Por
debajo de ellas se esconden grandes redes de cableado, alcantarillado... y
resulta muy fácil. Al igual que l@s obrer@s paralizan la actividad de la
fábrica, l@s ciudadan@s resistentes pueden paralizar la actividad de la ciudad.

Al igual que el sabotaje laboral el social debe de realizarse en el momento más
oportuno y con el menor riesgo posible. Decimos lo del momento oportuno no desde
una perspectiva inmovilista de decir no hago nada porque no es el momento sino
de intentar dar con un solo golpe la mayor efectividad a la acción o a varias
acciones encadenadas, por una parte intentar dejar fuera de servicio al objetivo
deseado y que la acción se convierta en una acto difuso, o sea de difusión de
una campaña o una idea.

No vale de nada romper cristales de bancos y cabinas sin ton ni son ya que
normalmente
no se verá como un acto revolucionario y servirá únicamente para alimentar el
ego de la
Persona que lo rompe o para simplemente desahogar su rabia momentáneamente. Sé
debe buscar un objetivo, un enemigo concreto para cada acción no ir de destroyer
o de
antitodo, sin que detrás de una idea clara del porque se hace.

Por ejemplo después de que varios antifascistas fueran detenidos en BCN el 12 de
Octubre, La Caixa de Cataluña les interpuso una denuncia por destrozos, por todo
el territorio ibérico aparecieron lunas rotas y cajeros incendiados de esta
entidad, nadie hablaba pero todo el mundo entendía que no eran acciones al azar
sino que iban entrelazadas con acciones de solidaridad con la gente detenida.

Seguramente que todos los bancos se merezcan ese destino pero mucha gente
decidió que durante unas semanas fueran determinados cristales y cajeros los que
sufrieran sabotajes y el banco millones de perdidas, ya que dentro de un cajero
puede llegar a tener hasta tres millones de pesetas y acabar hecho cenizas.

Hay infinidad de sabotajes sociales, inutilizar repetidores de TV, semáforos,
apagones, reventones, cerraduras selladas... todo ello encaminado a paralizar la
maquina del Capital.

También existe el ecosabotaje, como el realizado por l@s Solidari@s por Itoiz o
las liberaciones de animales llevadas a cabo por activistas de la liberación
animal. La resistencia contra construcción de grandes infraestructuras dejando
fuera de juego a las máquinas que lo provocan están a la orden del día y no
llevadas a cabo por revolucionarios concienciados sino por ciudadanos que ven en
el sabotaje la única oportunidad de vida que pueden dar a su entorno natural.

La liberación de granjas y laboratorios es una manera de que los negocios que
asesinan animales puedan llegar a ser nada rentables. La destrucción del
material utilizado para el genocidio animal. Son conocidos los incendios a los
vehículos que transportan animales, a los almacenes de pieles, el sellado de
cerraduras de carnicerías y tiendas de animales, todo ello apoyado por campañas
de concienciación para que las personas aumenten el respeto hacia los animales.

En definitiva el Sabotaje está presente en nuestra lucha y si lo está poco
deberemos de recuperar está herramienta que nos llevará hacia la destrucción del
Estado y la explotación y creará una sociedad en anarquía y armonía, eso sí nos
quedan muchas batallas que perder, alcemos el grito de l@s desheredad@s, derrota
tras derrota hasta la victoria.

Salud y buen golpe.

Grupo Anarquista Manantial.

F.I.J.L. Zaragoza.

NOTA DEL GRUPO TORTUGA: Aún estando de acuerdo con la mayoría de las aseveraciones realizadas en el artículo sobre el sabotaje, desde el Grupo Antimilitarista Tortuga, e incluso desde AA-MOC sólo entendemos colectivamente la práctica del mismo, cuando se concibe como una más de las herramientas de la Noviolencia. El sabotaje noviolento siempre ha de respetar todos y cada uno de los elementos que a un ser humano le son constitutivos como tal, así como el equilibrio con la naturaleza. El sabotaje noviolento apunta a la conciencia de l@s opresor@s y sus colaborador@s por acción u omisión, a quienes no pretende destruir, sino recuperar. El hecho de ser noviolento implica que se realiza a cara descubierta y asumiendo las consecuencias represivas que pudieran darse, una vez más como medio de movilizar conciencias. Por último añadir que el sabotaje se trata de una herramienta que debe utilizarse con sumo cuidado, seleccionando muy bien la acción, el momento en que se realiza y las posibilidades de alcanzar los objetivos pretendidos. De no utilizarse con oportunidad y responsabilidad puede llegar a ser muy contraproducente, produciendo efectos contrarios a los pretendidos.

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.