Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

El Ministerio de Fomento no quiere que sus funcionarios coman con constructores

Miércoles.28 de marzo de 2012 584 visitas Sin comentarios
Háganse los chanchullos donde nadie nos vea. #TITRE

Porque como ya saben, lo importante no es ser honrado, sino parecerlo. Y en ambas asignaturas vienen suspendiendo los políticos con contumacia. Ya que la honradez, al parecer, no está a su alcance, el ministerio les invita a esforzarse en la asignatura más fácil de las dos: la de hacer las cosas con disimulo. ¿Serán capaces de aprobar al menos ésta, o su vanidad personal les seguirá llevando a las mesas y yates de los mafiosos? Nota de Tortuga.


Rigor en los presupuestos, transparencia en los procesos de licitación y máxima pulcritud en la relación con las empresas. Son los tres puntos en que se basará el código ético de Fomento, donde se plantea desaconsejar a los funcionarios que coman con constructores o mantener reuniones fuera de despachos oficiales.

Fomento no quiere que sus funcionarios coman con constructores. La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su intervención de ayer en un foro de infraestructuras celebrado en Madrid. Junto a ella, el presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, y el presidente de OHL, JuanMiguel VillarMir.

Javier F. Magariño - Madrid

Si hay una idea en la que insiste la ministra Ana Pastor desde que tomó posesión en Fomento esa es que debe imperar el juego limpio en el negocio de la obra pública. En este sentido, encargó en febrero la elaboración de un código ético del que las constructoras han comenzado a conocer de primera mano varios puntos que generan polémica.

Los funcionarios de Fomento deberán eludir en lo posible las comidas con los contratistas, principalmente con personal de constructoras e ingenierías; las reuniones con las empresas deberán celebrarse en despachos oficiales y, a poder ser, siempre tendrá que haber más de un funcionario presente en esos encuentros. Estas iniciativas han comenzado a correr como la pólvora por el ministerio, si bien no existe un texto cerrado aún.

Distintas fuentes conocedoras de estas intenciones tachan de absurdo un código de conducta que pone en entredicho a todo el sector. "Muchos de los funcionarios de Fomento trabajan a pie de obra y es bastante poco operativo que se les obligue a tanta asepsia", comenta un alto directivo de la construcción. Son muchos los que piensan que un documento de esas características pone en duda la honorabilidad de los funcionarios.

En la práctica, es la Inspección General de Fomento, que dirige Pilar Fabregat y que depende del subsecretario Mario Garcés, la que vela por la corrección en los trámites del ministerio.

Fabregat es licenciada en Derecho y funcionaria de carrera del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Previamente ha trabajado en el Ministerio de Ciencia e Innovación y dirigió el gabinete de la presidencia de Paradores de Turismo. Su relación con Pastor se remonta a cuando Fabregat fue directora de Consumo y Atención al Ciudadano en el Ministerio de Sanidad, donde también se encargó del gabinete de la ministra.

Buen gobierno

El revolucionario código de Fomento debería ver la luz en unos meses, al igual que el plan de infraestructuras Pitvi. Al respecto, la ministra Pastor volvió a referirse ayer, en un foro de infraestructuras organizado por Deloitte, a la necesidad de mayor claridad en los pliegos, más transparencia en los procesos de licitación, e insinuó que son necesarias normas de buen gobierno en el propio ministerio. La mandataria no fue más allá en las explicaciones.

En el mismo escenario y ante los responsables de constructoras como Dragados, Ferrovial, OHL, Sacyr, FCC y Acciona, Ana Pastor adelantó que el Estado sufragará el 50% de la inversión en los proyectos que salgan a concurso bajo el modelo de colaboración público-privada. Por el momento, se está tratando de involucrar a ICO y BEI, y se mantienen contactos con la banca comercial en busca de asegurar respaldo al citado Pitvi, con obras y conservación de infraestructuras por 225.000 millones.

Pastor reiteró ayer su preocupación por el estado de salud del sector concesional y avanzó que ya ha remitido una propuesta a la Comisión delegada para Asuntos Económicos con medidas de compensación. Su informe incluye créditos participativos para pagar los sobrecostes en expropiaciones, que han puesto en jaque a concesionarias como las autopistas radiales de Madrid, y la ampliación de las cuentas de compensación para asegurar ingresos en las autopistas ante la caída de tráfico.

Por último, la ministra mostró preocupación por la escasa penetración del ferrocarril en el tráfico de mercancías. "En unos años deberíamos doblar el actual 4% de cuota". Y dejó sobre la mesa una decisión inamovible: "Completaremos la red ferroviaria en todo el país con ancho internacional". La propuesta sembró dudas en el foro por inconcreta.

La construcción espera dos años de recortes

Los distintos ponentes en el VII Encuentro del Sector de Infraestructuras reconocieron que esperan severos recortes en los presupuestos de Fomento para 2012 y 2013.

- Pedro Martínez, presidente de Acciona Infraestructuras, pidió un esfuerzo al Gobierno para involucrar al BEI en los proyectos de colaboración público-privada. Con ello se reduce la deuda subordinada y mejora el rating de los mismos.

- El consejero delegado de Ferrovial Agroman, Alejandro de la Joya, demandó a las Administraciones el cumplimiento de la Ley de Morosidad una vez que se hayan puesto al corriente gracias al real decreto de pago a proveedores.

- José Mayor Oreja, presidente de FCC Construcción, reclamó inversión en obra civil para sostener el PIB, además de que se involucre en su financiación a fondos y bonistas.

- El presidente de Sacyr, Javier Gayo, defiende las cuentas de compensación a 20 años para las autopistas en crisis.

4.500 afectados

Al cierre del mes de enero la plantilla del Ministerio de Fomento contaba con 4.455 funcionarios y 42.600 empleados entre el personal laboral. La mayoría de estos últimos están repartidos entre Adif, Renfe, Aena y Puertos del Estado.


Los ingleses también comparten mesas, en su caso cenas....

Cameron publica la lista de donantes con los que ha cenado en Downing Street

En la lista publicada hay un millonario, un extesorero, un abogado y un banquero.

Walter Oppenheimer. Londres

JPEG - 40.1 KB

El primer ministro británico, David Cameron, ha hecho pública este mediodía la lista de donantes del Partido Conservador a los que ha invitado a cenar en sus apartamentos privados de Downing Street. El hecho mismo de haber publicado la lista es una humillación para el primer ministro, que tan solo 24 horas antes se negaba a hacerlo con el argumento de que se trata de encuentros privados pagados de su bolsillo y no por los contribuyentes. Pero la escuálida lista parece un indicio de que el escándalo que empezó el domingo puede acabar siendo una tormenta en un vaso de agua.

Según Cameron, ha cenado en tres ocasiones en privado en Downing Street con “donantes significativos” del partido. En esas cenas ha habido un total de cuatro donantes, todos ellos multimillonarios cuyo apoyo financiero al partido desde hace tiempo es bien conocido. Se trata de Michael Spencer, extesorero del partido; David Rowland, un pintoresco millonario que donó dos millones de libras a los tories en 2010 y dimitió como tesorero antes incluso de empezar a ejercer el cargo; el abogado Ian Taylor y el banquero Andrew Feldman. La lista, corta y sin sorpresas, supone una decepción para quienes esperaban ver una larga lista de millonarios ajenos a la política que se han podido ver beneficiados por eventuales decisiones del Gobierno. Las reticencias iniciales de Cameron hacía pensar que tendría más enjundia.

Esa enjundia se desprendía también de los comentarios del cotesorero del Partido Conservador, Peter Cruddas, que están en el origen de esta crisis: fue filmado de forma encubierta por reporteros del Sunday Times que se hacían pasar por potenciales donantes. En esa conversación, Cruddas les asegura que si realizan una contribución importante podrán cenar en privado con el primer ministro o con el canciller del Exchequer, George Osborne, e incluso influenciar la toma de decisiones políticas. Cruddas presentó su dimisión al saber que el diario iba a publicar el domingo sus comentarios.

Aunque el primer ministro parece ahora en condiciones de capear el temporal, el caso ha provocado una intensa tormenta política. Una de las consecuencias colaterales de la crisis es que parece poner de relieve un distanciamiento entre David Cameron y el magnate mediático Rupert Murdoch. No solo porque el caso ha sido destapado por uno de sus diarios, The Sunday Times, sino porque otro de ellos, The Sun, se preguntaba en un editorial si este tipo de encuentros privados con donantes ha podido jugar un papel en la decisión del Gobierno de reducir el tipo máximo del Impuesto sobre la Renta. Más aún, el propio Murdoch se ha pronunciado en Twitter a favor de una investigación independiente en lugar de la investigación interna puesta en marcha por Cameron.

Pero la consecuencia más importante es que ha vuelto a poner de actualidad los problemas que genera la financiación de los partidos políticos, muy controvertida ya en tiempos del Partido Laborista. El Gobierno ha decidido adelantar a hoy, unas semanas antes de lo esperado, la comparecencia en los Comunes para abordar ese asunto.

El País

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.