Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Decenas de miles de niños, en peligro de morir por hambre por la guerra en Nigeria

Miércoles.14 de diciembre de 2016 353 visitas Sin comentarios
Save the Children asegura que morirán 200 niños cada día en 2017 a menos que se tomen medidas de emergencia. #TITRE

Borno, un pequeño Estado de Nigeria, tiene más población desplazada que toda la ola de refugiados que llegó a Europa el año pasado.

“Es inimaginable. El 80% de la población de Borno no tiene acceso a sus tierras por culpa de Boko Haram”, explica su gobernador.

Patrick Kingsley y Sarah Boseley - Maiduguri

La ONU alerta de que más de 120.000 personas, la mayoría niños, corren peligro de morir de inanición el año que viene en las regiones de Nigeria afectadas por el conflicto con Boko Haram.

Los intensos combates en parte de Nigeria, Chad, Níger y Camerún han obligado a más de dos millones de personas a desplazarse, los granjeros no pueden cosechar sus cultivos y los grupos de ayuda humanitaria no llegan a las comunidades aisladas. Un pequeño Estado de Nigeria tiene más población desplazada que toda la ola de refugiados que llegó a Europa el año pasado.

Un corresponsal de the Guardian vio docenas de bebés esqueléticos en un campo improvisado en la región central de Maiduguri. Muchos tenían nódulos de plástico pegados al cráneo para que las enfermeras pudieran aplicarles un goteo. Están tan delgados que sólo les encuentran venas visibles en el cuero cabelludo.

Sin embargo, a pesar de estas escenas escalofriantes, Maiduguri es uno de los sitios con mejor suministro en una región del tamaño de Bélgica. Gran parte de la zona todavía es insegura a causa de la guerra con Boko Haramy miles de personas no pueden llegar a los centros de población donde al menos existe algún tipo de asistencia.

Orla Fagan, portavoz en Nigeria de la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), afirma: “Si no logramos que llegue ayuda, estamos hablando de unas 120.000 muertes solo el año que viene, mayormente niños. Si no les hacemos llegar comida y asistencia nutricional, van a morir.”

Kevin Watkins, director ejecutivo de Save the Children, dijo al regresar de una visita reciente a la zona que toda la región está “al borde del abismo”.

“Sabemos que en áreas a las que tenemos acceso hay índices de desnutrición graves y severos,” aseguró Watkins. Pero advirtió de que “hay zonas que probablemente estén mucho peor que las regiones con las que trabajamos. Y las estimaciones indican que probablemente haya unos 400.000 niños que están en un estado de desnutrición muy severo”, explica Kevin.

El director ejecutivo de Save the Children asegura que, a menos que se tomen medidas de emergencia, morirán 200 niños cada día del año que viene. El próximo viernes 2 de diciembre habrá una reunión muy importante en en la cual las agencias de ayuda humanitaria intentarán acordar un plan de acción común.

“Y a pesar de este panorama, ésta es una emergencia completamente oculta”, insiste Watkins. “La comunidad internacional no ha tenido ningún tipo de respuesta”. añade.

El grupo terrorista Boko Haram ha ido perdiendo terreno a lo largo del año, pero los combates han dejado grandes extensiones de tierras de cultivo inaccesibles y muchas carreteras son intransitables para los convoyes de ayuda humanitaria. El panorama se completa con la falta de apoyo internacional: los fondos que aporta la ONU –280 millones de euros– para la crisis nigeriana están un 61% por debajo de las necesidades fijadas.
El 80% no tiene acceso a sus tierras

Kashim Shettima, gobernador de Borno, el Estado nigeriano que más ha sufrido el embate de la insurgencia, afirma que la agricultura que normalmente sostiene a la población local ha colapsado. “La mayor parte de nuestras comunidades no ha podido arar sus tierras en los últimos cuatro años”, afirma Shettima a the Guardian. “Es inimaginable. El 80% de la población de Borno no tiene acceso a sus tierras por culpa de Boko Haram”, añade.

Como resultado, al menos 55.000 personas en el noreste de Nigeria están muriendo de hambre, advierte Fagan. Según la ONU, estas personas están en el quinto estado de inseguridad alimenticia, el peor de todos.

Otras 1,8 millones de personas están en la cuarta fase, que se define como en crisis, mientras que 6,1 millones están en la tercera fase, que constituye una emergencia. La OCHA estima que ambas cifras aumentarán a 2 millones y 8,3 millones respectivamente el próximo año.

“Es la mayor crisis del continente y se está ignorando”, alerta Fagan. “Lo que está sucediendo en Alepo es horroroso, pero lo del noreste de Nigeria es igual de terrible, sólo que en un contexto diferente”, añade. El desempleo masivo entre la población desplazada ha hecho que las personas pasen hambre incluso en zonas donde llega la ayuda humanitaria.

En Maiduguri, donde llegó una ola de 600.000 desplazados, the Guardian visitó clínicas contra la desnutrición que dirige Médicos sin Fronteras. La mayoría de los pacientes son los hijos de padres desplazados y desempleados que no pueden darles la comida suficiente.

Bulama Modusalim, director de un campo de refugiados cercano donde viven 3.000 desplazados, señala que ha perdido la cuenta del número de personas que ha muerto de inanición. “Nos estamos muriendo de hambre”, afirma mientras sostiene a un niño pequeño extremadamente delgado. “La gente se muere de hambre cada día”.

La madre del niño, Hauwa Nana, de 35 años, cuenta que uno de sus cinco hijos ha muerto de hambre desde que tuvieron que huir hacia Maiduguri y teme que el siguiente sea el pequeño. “Sólo puedo darle de comer una vez al día”, asegura.

En Monguno, un pueblo aislado al que sólo pueden llegar los periodistas en helicóptero, grupos de ayuda advirtieron que la situación era igual de grave.

“La gente de aquí depende completamente de la ayuda”, indica Mathieu Kinde, director del proyecto de Alima, la primera ONG que llega al pueblo desde que fue liberado del control de Boko Haram. “La comunidad local no puede trabajar la tierra porque, si lo hacen, pueden terminar asesinados”, añade.

Funcionarios y trabajadores sociales advierten de que si la situación continúa por este camino, pueden surgir movimientos extremistas o flujos migratorios. “Un hombre joven hambriento es vulnerable al discurso demagogo de fanáticos religiosos como Mohammed Yusuf [fundador de Boko Haram] y Abubakar Shekau [líder de los insurgentes],” señala Shettima.

La insurgencia ha provocado importantes flujos migratorios dentro de Nigeria y Toby Lanzer, representante adjunto de la ONU y coordinador de la ayuda humanitaria para el Sahel, advierte que mucha de la población desplazada puede eventualmente intentar llegar a Europa.

“Habéis estado totalmente enfocados en la gente que llega a Europa por los conflictos en Siria y Afganistán”, dice. “Pero puedo predecir que en los próximos cinco años, y estoy dispuesto a apostar hasta un salario mensual, la proporción de gente que llegará a Europa desde Nigeria, Chad, Camerún y Níger va a aumentar considerablemente”.

El Diario

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.