Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Contra el feminismo punitivo

Viernes.15 de enero de 2016 387 visitas - 36 comentario(s)
Victoria Law, Viento Sur. #TITRE

Apelar a la violencia del Estado para reducir la violencia machista no hace más que perjudicar a las mujeres más marginadas. Cherie Williams, una mujer afroamericana de 35 años de edad que vive en el Bronx solo quería protegerse de los abusos de su novio, así que llamó a la policía. Sin embargo, pese a que las autoridades neoyorquinas exigen a la policía que practique detenciones ante denuncias de violencia machista, los agentes ni siquiera salieron del coche. Cuando Williams pidió su número de identificación, los policías la esposaron, la llevaron a un aparcamiento desierto y la golpearon, rompiéndole la nariz, el bazo y la mandíbula. Después la dejaron tirada en el suelo. “Me dijeron que si me veían en la calle, me matarían”, testificó Williams más tarde.

Esto sucedió en 1999, media década después de la promulgación de la Ley de violencia contra las mujeres (Violence Against Women Act, VAWA), que reforzó la dotación del cuerpo de policía y el grado punitivo de la acción judicial en un intento de reducir la violencia machista. Muchas de las feministas que habían propugnado la promulgación de la ley guardaron silencio sobre el caso de Williams y de un sinfín de otras mujeres cuya llamada a la policía dio lugar a más violencia. El logro legislativo de estas feministas –muchas de ellas blancas y acomodadas– apenas contribuyó a frenar la violencia contra mujeres menos pudientes y más marginadas como Williams.

Esta variante punitiva del feminismo sigue siendo predominante. Aunque sus defensoras probablemente rechazarán el calificativo, por feminismo punitivo se entiende un planteamiento que considera que el refuerzo de la actividad policial, la persecución judicial y el encarcelamiento constituyen el arma principal para combatir la violencia contra las mujeres. Esta opinión no reconoce que la policía es a menudo causante de violencia y que las cárceles siempre son centros violentos. El feminismo punitivo no tiene en cuenta el hecho de que la raza, la clase, la identidad de género y la condición de inmigrante hacen que determinadas mujeres sean más vulnerables a la violencia y que una mayor criminalización expone a esas mismas mujeres a un riesgo mayor de sufrir la violencia del Estado. Considerar que la actividad policial y la prisión son la solución a la violencia machista justifica por un lado el aumento de los presupuestos destinados a la policía y al sistema carcelario, y por otro desvía la atención de los recortes de los programas que permiten a las supervivientes ponerse a salvo, como casas de acogida, viviendas públicas y ayuda social. Además, si se establece que la policía y las prisiones son el principal antídoto, se relega la búsqueda de otras respuestas, como por ejemplo las intervenciones vecinales y la organización de las mujeres.

¿Cómo hemos llegado a esto? Antes, la policía respondía a menudo a las denuncias de violencia machista emplazando al agresor a que se calmara y después se iba. En las décadas de 1970 y 1980, activistas feministas interpusieron denuncias contra la policía por su inacción. En Nueva York, Oakland y Connecticut, los procesos judiciales dieron pie a un cambio sustancial de la respuesta de la policía ante las denuncias de violencia machista, incluida la práctica obligatoriedad de detener al agresor. Como parte de la Ley de control y castigo del crimen violento, la ley penal más voluminosa de la historia de EE UU, la VAWA fue una prolongación de aquellas iniciativas previas. Con un presupuesto de 30 000 millones de dólares, la nueva ley permitió financiar la contratación de cien mil nuevos agentes de policía y destinó 9 700 millones de dólares a las prisiones. Cuando las feministas de la segunda hornada proclamaron que “lo personal es político”, calificaron esferas privadas como el hogar de objetos legítimos del debate político. Sin embargo, la VAWA implicó que esta propuesta potencialmente radical adquiriera un carácter punitivo.

Al mismo tiempo, los políticos y muchas otras personas que habían propugnado la VAWA no tuvieron en cuenta las limitaciones económicas que impedían que numerosas mujeres pudieran zafarse de unas relaciones violentas. Dos años más tarde, Clinton firmó la ley de “reforma de la ayuda social”. La Ley de responsabilidad personal y oportunidad laboral y reconciliación fijó un límite de cinco años para la concesión de ayuda social, obligando a las beneficiarias a trabajar a partir del tercer año al margen de las demás circunstancias y vetando de por vida la concesión de esas ayudas a las mujeres convictas de delitos relacionados con las drogas que hubieran violado las normas de libertad condicional.

A finales de la década de 1990, el número de personas que percibían ayuda social (en su mayoría mujeres) había descendido un 53 %, sumando en total 6,5 millones. El recorte de las ayudas sociales acabó con una red de seguridad que permitía a las supervivientes huir de unas relaciones abusivas. Las feministas mayoritarias también impulsaron con éxito una legislación que obligaba a la policía a detener al acusado después de recibir una denuncia de violencia machista. En 2008, casi la mitad de los Estados de EE UU contaban con una normativa de detención obligatoria. Esta normativa también ha amparado las detenciones dobles, en las que la policía arresta a ambas partes porque considera que uno y otra son agresores o porque dice que no puede identificar al “primer agresor”. Las mujeres marginadas debido a su identidad, como las queer, inmigrantes, de color, transexuales o incluso las consideradas enérgicas o agresivas, en muchos casos no encajan en las nociones preconcebidas de víctimas de abusos y por tanto son detenidas. Y la amenaza de violencia estatal no se limita a la agresión física.

En 2012, Marissa Alexander, una madre negra residente en Florida, fue detenida después de disparar un tiro de advertencia para impedir que su marido continuara atacándola. El marido salió de la casa y llamó a la policía, que la detuvo a ella y la acusó, pese a que el hombre no había sufrido herida alguna, de agresión grave. Alexander alegó que sus actos estaban amparados en la normativa de Florida relativa a la defensa propia. No obstante, a diferencia de George Zimmerman, el hombre que tres meses antes había disparado contra el joven Trayvon Martin, de 17 años de edad, y lo había matado, a Alexander no le sirvió de nada este alegato. Pese a la declaración de su marido (que abarca 66 páginas), en la que reconocía que había abusado de Alexander y de las demás mujeres con las que tenía hijos, el jurado la declaró culpable. El fiscal añadió entonces el agravante contemplado en la legislación del Estado que impone una sentencia de 20 años de cárcel cuando se dispara un arma de fuego. En 2013, un tribunal de apelación anuló su condena. En respuesta a ello, el fiscal ha anunciado que pedirá una condena a 60 años de cárcel en la repetición del juicio prevista para diciembre.

Alexander no es la única superviviente de la violencia machista que ha tenido que soportar el ataque adicional del sistema judicial. En el Estado de Nueva York, el 67 % de las mujeres encarceladas por matar a alguien cercano habían sido víctimas de abusos por parte de esas personas. En el otro extremo del país, en California, un estudio sobre la población carcelaria reveló que el 93 % de las mujeres que habían matado a su pareja también habían sido víctimas de abusos. El 67 % de esas mujeres declararon que lo que habían hecho era tratar de defenderse a sí mismas o a sus hijos. Ningún organismo oficial tiene la misión de recopilar datos sobre el número de supervivientes encarceladas por actuar en defensa propia; por eso no existen estadísticas nacionales sobre la frecuencia de esta combinación de violencia doméstica y criminalización. Lo que sí muestran las estadísticas nacionales es que el número de mujeres encarceladas ha aumentado exponencialmente durante las últimas décadas. En 1970, en todo el país había un total de 5.600 mujeres en prisión. En 2013 había 111.300 mujeres encerradas en prisiones estatales y federales y otras 102.400 en cárceles locales. (Estas cifras no incluyen a mujeres transexuales encarceladas en prisiones para hombres.) La mayoría de ellas han sido víctimas de violencia física y/o abusos sexuales antes de su detención, en muchos casos por parte de sus parejas.

Las feministas punitivas han hablado poco de la violencia ejercida por el sistema policial y judicial y el gran número de mujeres supervivientes que están entre barrotes. Asimismo, muchos grupos que protestan contra el encarcelamiento masivo olvidan señalar la violencia contra las mujeres y en muchos casos se centran únicamente en los hombres encarcelados. Otros, sin embargo, especialmente los formados por activistas negras, académicas y militantes de movimientos sociales, han denunciado la situación. En 2001, Critical Resistance, una organización que propugna la abolición de las cárceles, e INCITE! Women of Color against Violence, una red de lucha contra la violencia, emitieron una declaración en la que evaluaban los efectos de la creciente criminalización y del muro de silencio que rodea el nexo entre la violencia de género y la violencia policial. Después de señalar que el recurso a la policía y las cárceles ha debilitado las respuestas e intervenciones de las comunidades, la declaración llamaba a las estas últimas a denunciar los nexos existentes, idear estrategias para combatir ambas formas de violencia y documentar sus esfuerzos para que sirvan de ejemplos a otros grupos que buscan alternativas.

Algunas personas y grupos de base han respondido a este llamamiento. En 2004, la defensora de la no violencia Mimi Kim fundó Creative Interventions. Aunque reconocía que había que probar enfoques alternativos del problema de la violencia, el grupo creó una página web para recoger y ofrecer públicamente métodos y recursos para afrontar la violencia en la vida cotidiana. Además desarrolló el StoryTelling and Organizing Project, donde la gente puede compartir sus experiencias de intervención en casos de violencia machista, violencia familiar y abuso sexual. En 2008, Ching-In Chen, Jai Dulani y Leah Lakshmi Piepnza-Samarasinha, activistas por la justicia social y supervivientes de abusos, editaron “The Revolution Starts at Home” (La revolución comienza en casa), un librito de 111 páginas en que se documentan los esfuerzos de varios círculos activistas por responsabilizar a los agresores. Piepnza-Samarasinha explicó cómo unas amigas de su confianza le ayudaron a elaborar estrategias para garantizar su seguridad frente a un ex marido violento y abusador que frecuentaba muchos de los mismos círculos políticos y sociales que ella: “Cuando apareció en el lugar en que se proyectaba la película sobre la justicia carcelaria a la que yo también asistía, que tenía lugar en una pequeña aula en la que habríamos estado sentados muy cerca, mis amigas le dijeron que no era bienvenido y le pidieron que se fuera. Cuando llamó a un programa especial de una radio local que hablaba de la violencia contra las mujeres, una de las locutoras le dijo que sabía que era un abusador y que no iba a dejarle hablar si no estaba dispuesto a reconocer su propia violencia. Mi plan de seguridad implicaba que yo nunca debía ir a un local nocturno sin que me acompañara un grupo de amigas que me cubrieran las espaldas. Ellas entraban primero y comprobaban si estaba él o no, y nunca se alejaban de mí. Si él aparecía, decidíamos allí mismo qué hacer.”

En su artículo “Domestic Violence: Examining the Intersections of Race, Class, and Gender” (Violencia machista: estudio de los nexos entre raza, clase y género), las académicas feministas Natalie Sokoloff e Ida Dupont mencionan otro planteamiento adoptado por mujeres inmigrantes y refugiadas en Halifax, Nueva Escocia (Canadá), que aborda la cuestión de los factores económicos que impiden que muchas mujeres abandonen una relación abusiva. Las mujeres, muchas de las cuales habían sobrevivido no solo al abuso, sino también a la tortura, a la persecución política y a la pobreza, crearon un grupo de apoyo informal en un centro de acogida. Desde allí organizaron una cooperativa de catering que les permitió ofrecer asistencia doméstica a quienes la necesitaran. Además, las mujeres se turnaban en el cuidado de los niños y en el apoyo emocional.

Como demuestran estos ejemplos, las estrategias encaminadas a combatir la violencia machista requieren a menudo más de una simple medida. Muchas veces exigen el compromiso constante de un grupo de amigas y de la comunidad para garantizar la seguridad de una persona, como en el caso de Piepnza-Samarasinha. Para quienes buscan alternativas, como las mujeres de Halifax, puede exigir no solo la adopción de medidas de seguridad inmediata, sino también una organización estable para abordar las desigualdades subyacentes que exacerban la violencia machista. Al centrarse exclusivamente en una respuesta penal, el feminismo punitivo no aborda esas desigualdades sociales y económicas y mucho menos defiende una política que asegure que las mujeres no dependan económicamente de sus parejas violentas. El feminismo punitivo deja de lado las múltiples formas de violencia a que se enfrentan las mujeres, incluida la violencia policial y el encarcelamiento masivo. Ignora factores que exacerban el abuso, como la desigualdad económica, la falta de una vivienda segura y asequible y la ausencia de otros recursos.

El feminismo punitivo pone el acento en las peores funciones del Estado y debilita las mejores. Al mismo tiempo, pasa por alto los esfuerzos de las mujeres que se organizan contra la violencia y ya saben que las respuestas penales comportan más amenazas para su seguridad que no promesas. La labor de INCITE!, Creative Interventions, StoryTelling and Organizing Project y The Revolution Starts at Home (que ha despertado tanto interés que se ha plasmado en un libro) forma parte de una historia más larga de mujeres de color que combaten tanto la violencia machista como la violencia estatal. Su lucha demuestra que existe una alternativa a las soluciones punitivas, que no debemos recurrir a la violencia estatal porque no ayuda ni mucho menos a reducir la violencia machista.

https://www.jacobinmag.com/2014/10/...

Traducción: VIENTO SUR

http://www.vientosur.info/spip.php?...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • Contra el feminismo punitivo

    15 de enero de 2016 09:10, por pedro

    Valoro mucho el esfuerzo que estáis haciendo para generar un debate en este tema. Es necesario analizar el feminismo desde un punto de vista racional, humano y libertario y luchar contra las agendas fascistas que nos están colando. Sin embargo este artículo me deja un sabor muy amargo. En un principio parecía ser otra cosa, pero acaba siendo lo mismo de siempre. Al final, lo único que le importa a la autora es que la policía pueda actuar contra las mujeres. El efecto de esta represión sobre los hombres, que son los que la sufren y frecuentemente son asesinados por la policía cuando hay una discusión doméstica, se la suda. Cuando viví en yanquilandia las políticas de género ya llevaban implantadas 10 años. Vi la represión, el puritanismo, el envilecimiento y el abuso constante que suponían y flipé. En cualquier discusión de pareja, era frecuente que la mujer amenazase al hombre con llamar a la policía. Si lo hacía, se presentaban inmediatamente varios robocops, lo reducían violentamente y se lo llevaban esposado al calabozo, donde pasaba varios días encerrado en la misma celda con criminales peligrosos. En los lugares de trabajo la relación entre hombres y mujeres no era nunca natural por miedo a las denuncias "por discriminación" o "acoso". Cualquier trato personal, broma o contacto físico con una empleada era sistemáticamente malinterpretado y reprimido. Cuando Zapatero copió esta puta mierda del país mas inculto, fascista y reprimido de la tierra y encima nos la vendió como "progresismo" me horroricé. Hay que abrir los ojos y ver que toda esta mierda "de género" viene de EEUU, que la apoyan los poderes económicos, la ONU, los medios de manipulación propiedad de los bancos y TODOS los partidos políticos. NO es algo bueno. Es ingeniería social de los poderosos sobre la población para crear otro modelo de sociedad donde nos odiemos los unos a los otros y el estado y sus jueces y policías sea el árbitro de la convivencia. Un horror.

    Responde este comentario

    • Contra el feminismo punitivo

      15 de enero de 2016 13:16

      "Vi la represión, el puritanismo, el envilecimiento y el abuso constante que suponían y flipé. En cualquier discusión de pareja, era frecuente que la mujer amenazase al hombre...". - Madre mía, viste todas las casas: ¿en qué trabajabas, revisando las grabaciones de las cámaras del Gran Hermano de Orwell?

      repondre message

      • Contra el feminismo punitivo

        15 de enero de 2016 19:59

        Supongo que no vería todas las casas,pero es una forma de hablar,¿me vas a decir ahora que tú nunca has sacado hechos generales desde tu prisma particular?Es una cosa natural el hablar de esa forma,todos lo hacemos,sólo los cientifistas del estado de derecho(bonita entelequia) hablan con las cifras del CNE en la mano,¡claro,si son ellos mismos los que las inventan,como no va a ser asi!
        Para tu información,el otro día vi un programa en TV,creo que era el policias polis(españoles) o algo así donde trataban el caso de violencia de género y allí se veía muy a las claras lo que ha significado el ascenso de las biopolíticas.Yo conozco a mujeres que me han contado que a finales de los 70 y principios de los 80 si ibas a comisaría una mujer la mandaban a casa(a la cocina,para mas inri)si no quería recibir más.Hoy van a la casa de esta chica y la invitan a denunciar a su compañero.Quiero pensar que la policía,el cuerpo que proteje a los mandos y a la clase dirigente se ha vuelto un Gandi.

        repondre message

        • Contra el feminismo punitivo

          15 de enero de 2016 20:02

          Esto no quiere decir,por supuesto,que el compañero de esta chica fuera un cafre,un agresivo y mucho más,pero es que yo he vivido en un barrio donde hay agresividad por todos lados y no he visto nunca a la policia viniendo por allí a decirnos que denunciaramos a todos los quinquis(por cierto,muchos protegidos por el cuerpo)que nos asaltaban todos los días
          ¡A otro perro con ese hueso!

          repondre message

          • Contra el feminismo punitivo

            15 de enero de 2016 20:18

            Creo que no es la mejor forma de luchar contra la violencia machista el criminalizar como se ha hecho al varon.La mujer y el varon son iguales con la savedad de las diferencias obvias,pero en lo demás tiene la obligación de entenderse,lo otro es una aberración de la naturaleza,y esto es lo que quiere crear el estado de derecho,dos especies distintas para así dividir y vencer.

            repondre message

          • De mal en peor...

            15 de enero de 2016 20:23

            En 1996 acababa de ganar las elecciones Aznar. España era un Estado totalmente diferente y el feminismo era parte de la izquierda desde siempre. Era un feminismo de perfil muy bajo, proderecho, que reivindicaba la igualdad legal y la libertad de las personas.

            Zapatero llegó al poder en 2004 ¡Ocho años después! y empezó a hacerse fotos rodeado de ministras, a decir “todos y todas” y a hacer ministerios de igualdad. Todo este rollo nos pilló por sorpresa. Estaban la guerra de Irak, las privatizaciones-robo, la pérdida de derechos laborales, el aumento de la desigualdad económica y la represión policial, la manipulación informativa, la chulería y el abuso constante, la boda del Escorial, el atentado de Atocha… Pensamos que era gilipollas, pero nos parecieron idioteces inofensivas. Luego empezó a hacer leyes discriminatorias y represivas que vulneraban la constitución y las derechos humanos, campañas de adoctrinamiento que insultaban y criminalizaban a la sociedad en su conjunto, a repartir cantidades inmensas de pasta a observatorios, bufetes de abogadas feministas y organizaciones de lesbianas. Se creó un ejército muy bien pagado de mujeres profesionales de clase media-alta, muchas de ellas lesbianas, para reprimir, adoctrinar y dividir a la sociedad y se institucionalizaron las cuotas, las listas cremallera, la discriminación legal y la represión judicial de las relaciones entre personas.

            repondre message

            • De mal en peor...

              16 de enero de 2016 09:22, por pedro

              Eso lo escribí yo, pero no aquí. Me parece estupendo que te haya gustado, sin embargo creo que este pequeñísimo espacio privilegiado donde se nos permite expresar este tipo de opiniones y no las borran, debería ser utilizado para el diálogo. La guerra de la propaganda está perdida desde el principio. Tienen un poder inmenso para imponer el pensamiento único. Solo nos queda atacar este tinglado descabellado y fascista con argumentos. Un saludo.

              repondre message

              • De mal en peor...

                16 de enero de 2016 10:11, por pedro

                Curioso... En mi post ponía "España era un país" y lo has sustituido por un "España era un Estado". Lo de la independencia de cataluña es otro falso debate (exactamente igual que el feminismo) con el que tampoco comulgo. Pujol mandó tanto tiempo en Hezpaña como Aznar y González. CIU es igual de facha (o más) que el PP. Los mossos se entrenan en Israel.

                repondre message

        • Contra el feminismo punitivo

          16 de enero de 2016 09:30

          "¿me vas a decir ahora que tú nunca has sacado hechos generales desde tu prisma particular?"

          Sí, es uno de mis defectos.

          repondre message

          • Contra el feminismo punitivo

            16 de enero de 2016 09:54, por pedro

            ¿Defecto? La madre del cordero. ¿Qué prisma "colectivo" hay que utilizar? ¿El de los medios de comunicación propiedad de los bancos? ¿El de las campañas institucionales de adoctrinamiento? ¿El de los "think tanks" del partido demócrata yanqui y su "corrección política"? Lo único real es lo que tienes delante de tus narices y lo que te parece que es lógico y racional (si es que todavía posees esa capacidad -no tiene pinta-). Lo demás no es mas que una realidad virtual cada vez más descabellada impuesta por los poderosos. Un saludo.

            repondre message

            • Contra el feminismo punitivo

              16 de enero de 2016 18:51

              Lo que tengo delante de mis narices en este momento es una persona contando cuentos chinos.

              Si juzgase por otras personas a las que he oído contar cuentos chinos en el mismo tono, diría que es una persona que debería relajarse un poco en vez de culpar a enemigos imaginarios de su tensión. Pero pensar esto de lo que tengo ante mis narices sería generalizar.

              Besitos húmedos.

              repondre message

              • Contra el feminismo punitivo

                16 de enero de 2016 19:08, por pedro

                ¿Cuentos chinos? ¿Acaso has estado allí? Esto fue hace más de 15 años en California, una de las zonas supuestamente más civilizadas. Ahora no puedo ni imaginarme como debe ser eso. La policía ya está matando a casi 1300 personas al año. ¿Enemigos imaginarios? ¿Cual es la realidad que conocéis las personas sabias y relajadas? Ilustrame, por favor.

                repondre message

          • Contra el feminismo punitivo

            16 de enero de 2016 21:59

            ¿Si quiere decir que lo haces habitualmente?

            repondre message

      • Contra el sexismo supremcista

        15 de enero de 2016 20:07

        Pues sí, parece que ha debido también revisar las cámaras ocultas orwellianas, porque fíjate lo que sucede cuando es una mujer la que maltrata psíquica o físicamente a un hombre, tanto en EEUU como en su porta-aviones frente a Europa, el Reino Unido:

        https://www.youtube.com/watch?v=qfz...

        https://www.youtube.com/watch?v=43A...

        repondre message

      • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

        15 de enero de 2016 20:21, por Victoria Kent

        “Propagar un feminismo es fomentar un masculinismo, es crear una lucha inmoral y absurda entre los dos sexos, que ninguna ley natural tolerará”. Federica Montseny, ministra de CNT en la II República, 1936.

        ¿Y COMO ES QUE ESA INDUCIDA ‘GUERRA DE GENEROS’ SIGUE PROVOCANDO SU ESTELA DE MUERTE Y RUINA Y SIGUE EN AUMENTO, A PESAR DE LA ABUSIVA UTILIZACION HEMBRISTA DE LOS MEDIA, DE LAS MEDIDAS REPRESORAS, DE LO QUE EL ESTADO -CON LOS IMPUESTOS DE TODOS- PAGA A ASOCIACIONES QUE FOMENTAN EL ODIO SEXISTA, INSTITUTOS DE ‘LA MUJER’ ETC…?

        A LO MEJOR HEMOS DE REPLANTEARNOS A QUIEN BENEFICIA SOLAPAR LAS REIVINDICACIONES POR LA AUTODETERMINACION DE LOS PUEBLOS Y OCULTAR CON POLITICAS SEXISTAS LA AUSENCIA DE MEDIDAS QUE DIGNIFIQUEN A LA CLASE TRABAJADORA.

        Y CADA VEZ MAYOR NUMERO DE MUJERES SE VAN DANDO CUENTA, ASI COMO HOMBRES CON CORAJE Y LUCIDEZ:

        http://www.grupotortuga.com/Es-el-f...

        repondre message

      • Contra el feminismo punitivo

        16 de enero de 2016 09:02, por pedro

        Como pone en el artículo, las leyes de "de género" se promulgaron en EEUU 10 años antes que en España. Lo que hizo ZP fue COPIAR la puta mierda yanqui ¡EL PAÍS MAS BRUTAL Y FASCISTA DE LA TIERRA! (bodas gays -casarse es de FACHAS-, prohibiciones (tabaco, hogueras, antibioticos), feminismo represivo, ley salvaje de tráfico...). Y tuvo los huevos de venderlo como progresismo. ALUCINANTE.

        ¿Quien ha dicho que viese TODAS las casas? ¿Qué argumento estúpido y tirado por los pelos es ese? También sé que Palencia y Zamora son ciudades de Castilla y que existen y nunca he estado allí. Viví en yanquilandia 4 años y medio y trabajé entre otras cosas de camarero y de recepcionista de hotel. Viví muchas situaciones y conocí a mucha gente y muy diversa. Lo suficiente para "ver" cómo funcionaban las cosas, lo que se podía hacer y lo que no, y las cosas malas que te podían ocurrir.

        - Fui encañonado tres veces por la policía sin haber hecho nada malo, por el simple hecho de haber parecido sospechoso a los policías o a algún hijo de la gran puta que les llamó. No me dispararon, pero "vi" que en cualquier momento podía ocurrir y que, además, estaban deseando hacerlo.

        - Estuve a punto de ser denunciado falsamente en dos ocasiones por personas -ambas mujeres, por cierto- que pretendían sacarme dinero (el deporte nacional).

        - Di alojamiento a un amigo que fue echado a la puta calle por su pareja con todas las pertenencias que pudo recoger en 10 minutos. Le dijo. "tienes diez minutos para irte o llamo a la policía".

        - Un chico australiano que se pegó con uno yanqui se pasó una noche entera encerrado en la misma celda con un bestia lleno de tatuajes que le dió por culo. A los policías les divirtió mucho.

        - En todos los trabajos donde había hombres y mujeres (o negros) el ambiente era irrespirable por la paranoia de la "discriminación" y el "acoso".

        Pronto aquí estaremos igual. Tiempo al tiempo. Ya estamos a mitad de camino.

        repondre message

  • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

    15 de enero de 2016 20:18, por María Zambrano

    ¡Qué envidia de las movilizaciones de Madrid o Catalunya! Lo de Andalucía ya es de frikismo puro, con una hipocresía descarada que ya hiede. Basta con ver los últimos asesinatos machistas. Si los derechos “de género” fuesen la reivindicación principal, las andaluzas habrían salido a la calle en Andalucía, igual que se han manifestado en otros lugares… ¿no? Ah, se me olvidó recordar que una de las últimas asesinadas, la de Fuengirola (Málaga), ha sido una mujer finlandesa, a manos de su marido de la misma nacionalidad.Encima de sexistas sin escrúpulos ni dignidad humana igualitaria real, XENÓFOBAS.¡Qué asco!

    Una Autonomía precisamente que no se caracteriza por la “igualdad” en las Consejerías de su competencia. Tienen la desvergüenza cínica, por ejemplo, desde la Consejería de Igualdad y Bienestar Social (Aído y Pajín viven, la lucha sigue) de publicitar “cursos de CUIDADORAS” para enfermos o discapacitados dependientes, perpetrando una grosera y ruin discriminación ‘de género’, pues al no utilizar el genérico CUIDADORES ofertan los cursos, de manera tan anticonstitucional como restringida solo a mujeres.

    Desde la Consejería de Sanidad, con publicidad en el SAS (Serv. Andaluz de Salud) también se imparten -pagados por todos- “TALLERES PARA MUJERES”. Pero atención, no vayáis a pensar que son asuntos relativos a la menstruación, el parto o la menopausia, los cuales dicho sea de paso podrían interesar a las parejas o a cualquiera para mejor comprensión de la biología femenina, no; se trata de cuestiones psicológicas que no admiten discriminación ‘de género’.

    No, amigas y amigos, no vayáis a pensar que estamos en Ciudad Juárez con sus sádicos rituales antifemeninos, aludimos al mundo de las castas hinduístas segregadoras de las mujeres, a los cabezacuadradas fanáticos de ISIS o a los nazis alemanes de las tres ‘Kas’ o Ces hitlerianas: Casa, Cocina, Capilla, como únicos ámbitos para nosotras. Estamos hablando del Susanato andaluz progre y supuestamente ‘moenno’, donde hay un ‘Instituto de la Mujer’ y ninguno del Hombre. Por tanto solo hacen caja chupando del bote las enchufadas triperas con el carnet en la boca. Por no hablar de Diputaciones que cierran hasta bibliotecas públicas -pagadas por todos, repito- para impartir ‘cursos’ solo para mujeres. Y aún tienen la poca vergüenza de ir dando lecciones de ‘moral sexual’, como los curas, en una Autonomía con 1,2 hijos por mujer, la más baja del mundo: un desastre demográfico sin precedentes, donde la demonización del ‘hombre’ y el sexismo no son ajenas a esta catástrofe.

    No vamos a entrar en cuantas contradenuncias frente a la falsedad por intereses materiales egoístas o venganza de mujeres despechadas se admiten a trámite por las juezas, con falseamientos timoscópicos desde la propia fiscalia, para que el lobby feminazi no politice sus ilegítimos privilegios. Sabemos que se ha convertido en una rutina por parte de muchas abogadas recomendar a sus clientas la calumnia por sistema a maridos a los que se aspira a desplumar o a enajenarles de sus hijos para alienarles parentalmente.

    Pongamos otros ejemplos de la estupidez en la que hemos caído ya con el sexismo de confrontación. ¿Son más feministas, por ejemplo, las andaluzas actuales que la compañera de luchas de Lenin Inessa Armand? Pues al parecer sí. Igual que aquí podrás encontrar a quien corrige partituras de Mozart -yo he conocido alguno en Córdoba-, las concepciones ‘feministas’ en el Susanato son más avanzadas, al parecer.

    La primera mujer que propugnó el amor libre, contraviniendo el punto de vista de Lenin, en el Congreso de mujeres obreras y campesinas de 1918 se propone liberarlas del yugo de las tareas domésticas, pero no por la estúpida y fracasada vía de polemizar a diario con los maridos, hacerlos sentir culpables, amenazarlos, ridiculizarlos, etc, como observamos hoy en día.

    Propone Armand, en la construcción del socialismo, para reemplazar millones de unidades domésticas, crear estructuras colectivas ejemplares, de cocinas, comedores y lavanderías.

    ¿Esa puta engañifa liberal-$ociata, sus palmeros de IU ‘en común’ o la pseudoizquierda cañí, nos toman a todos por gilipollas o simplemente viven en una burbujita autista tripera, esperando a que estalle…?

    ¡BASTA DE SEXISMO DISCRIMINADOR, NO SED CÓMPLICES DEL TIRÁNICO MATRIARCALISMO OPRESOR Y SEGREGADOR! ¡DENUNCIAD CUANTOS NEGOCIOS O EMPRESAS CONTRATEN SOLO MUJERES ANTICONSTITUCIONALMENTE DISCRIMINANDO A LOS HOMBRES CON HIPOCRESÍA DE ESTÓMAGOS AGRADECIDOS A PAPÁ ESTADO! ¡PASAD EL TEXTO DE LA COMPAÑERA LIBERTARIA ESTHER VILAR, PERSEGUIDA Y SILENCIADA POR EL VENDIDO TOTALITARISMO HEMBRISTA!

    http://es.wikimannia.org/images/Est...

    Responde este comentario

    • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

      16 de enero de 2016 09:37, por pedro

      Esto es contraproducente. No seas vago. Escribe cosas nuevas que vengan al caso. Esto ya lo pusiste en Kaos hace un par de meses.

      repondre message

      • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

        16 de enero de 2016 11:14, por tomacastaña

        Lo que es contraproducente es hacerte pasar hasta por Rita la Cantaora travestida de supuestos ’inmigrante’, ’ácrata’ o viajero cañí en el tiempo, para endilgar tus pildorazos propagandísticos. Cambia de estrategia, haragán, que tus montajes están ya más vistos que los de Fumanchú, el jeta de las mil caras.

        repondre message

        • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

          16 de enero de 2016 18:53, por pedro

          ¿Hacerme pasar por inmigrante? ¿Rita la cantaora? ¿Píldoras propagandísticas? No se quien piensas que soy, pero tu y yo no nos conocemos de nada. ¿ALGÚN ARGUMENTO QUE APORTAR APARTE DE TUS INSULTOS A NOSEQUIEN?

          repondre message

          • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

            16 de enero de 2016 22:16

            No hay que hacer caso a este tipo de gente,solo escribi para meter cizaña.Le da igual lo que sea o no sea,la verdad o la mentira.
            A todo esto,interesante el caso de los abusos y violaciones(¡sí,violaciones!)de las mujeres en diversas ciudades de Alemania.¿Donde han estado las feministas para defenderlas del ultramachismo islamista?Lo que pasa es que cuando los intereses del Estado chocan contra su estrategia,los subvencionados desaparecen.De este modo,en el momento de peor machismo de toda Europa desde hace muchos siglos,la mujer,siendo ninguneada y maltratada,acosada,tocada en sus partes intimas nadie ha hecho nada.Ni siquiera han utilizado la boca para criticar,todo lo contrario,una jerarca del régimen bávaro arremete contra las agredidas por ir como putas,¿pero esto no era el argumento que más molestaba a las feministas?Este tipo de gente da miedo,y no sabremos nunca con certeza lo que serán capaces de hacer en el futuro,aunque algo ya se va vislumbrando...

            http://gaceta.es/noticias/feminismo...

            repondre message

            • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

              20 de enero de 2016 16:31

              ¿Sí, nazifalanjeta multinick intoxicador cordobés José Cabrera de CErDADE?, ¿y tú qué, pseudofeministo de las JONS (no cites la nazionalcatolici$ta la Gaceta, se te ve la camisa azul apolillada), de machote protector de féminas como los neonazis cabezarapadas teutones de Pegida, que han permitido el caos por los elementos que tienen infilitrados en la policía alemana, para luego orquestar campañitas racistas?

              ¿No quieres saber dónde estaban las mujeres celosas de su independencia y dignidad, misógino del baratillo cañí? Pues ahí las tienes, farsante:

              http://kaosenlared.net/agresiones-s...

              Y no te olvides de enviar saludos a tus camaradas rapadetes mafiosos de Europa del Este, a los que tratas en vano de solapar, hipócrita:

              http://kaosenlared.net/las-refugiad...

              repondre message

              • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                20 de enero de 2016 16:33

                Ah, y no te olvides de enviar saludos a tus camaradas rapadetes mafiosos de Europa del Este, a los que tratas en vano de solapar, hipócrita:

                http://kaosenlared.net/las-refugiad...

                repondre message

                • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                  21 de enero de 2016 04:05

                  Claro,pero yo no digo como dijeron a las mujeres alemanas que se lo iban buscando,amigo,cosa que tu no denuncias.No hables muy alto,no sea que tú que te dices defenderlas,quizá hasta utilices sus servicios,cosas mas raras se han visto...

                  repondre message

                  • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                    22 de enero de 2016 12:57

                    Por cierto, intoxicador racista solapado, ¿se te olvidó denunciar que la mayoría de los agresores fueron borrachuzos alemanes de origen, y que la policía podrida de neonazis hasta en el váter del cuartelillo miró para otro lado o no hizo nada? ¿seguro que los sicarios rapadetes, de uniforme o paisano, no los indujeron para después satanizar a los inmigrantes...?
                    Recordemos el famoso montaje parafascista del ’incendio del Reichtag’ para fumigar a los comunistas. Son burdos procedimientos tan viejos, desde los romanos, que ya no es que causen asco, hacen bostezar hasta a las piedras de la Era Arcaica.

                    repondre message

              • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                21 de enero de 2016 04:07

                No soy multinick,tengo el mismo nik que tu,¿no te habias dado cuenta?

                repondre message

            • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

              20 de enero de 2016 16:32

              ¿Sí, nazifalanjeta multinick intoxicador cordobés José Cabrera de CErDADE?, ¿y tú qué, pseudofeministo de las JONS (no cites la nazionalcatolici$ta la Gaceta, se te ve la camisa azul apolillada), de machote protector de féminas como los neonazis cabezarapadas teutones de Pegida, que han permitido el caos por los elementos que tienen infilitrados en la policía alemana, para luego orquestar campañitas racistas?

              ¿No quieres saber dónde estaban las mujeres celosas de su independencia y dignidad, misógino del baratillo cañí? Pues ahí las tienes, farsante:

              http://kaosenlared.net/agresiones-s...

              repondre message

              • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                21 de enero de 2016 03:55

                Si sólo sabes insultar,te defines por lo que eres,un fascista.Sólo los fascistas rebaten con insultos y no con argumentos.¿Me quieres decir que porque he puesto un editorial de la gaceta soy nazi cordobes?Tu no utilizas el cerebro como se debe.Ten en cuenta que yo no he dicho que no sea denunciable todas las demás agresiones sexuales,ni lo he dicho nunca ni lo diré,pero sí veo que me pones una página que va de libertaria,ahhh,libertarios de hoy en día ,!!!¿Cuantos de esos de ahi,que se dicen libertarios son morales y no traicionan a sus amigos,cuantos no engañan todos los días,y cuantos van a votar al partido que da mejores subvenciones a los grupúsculos de barrio?No lo sabremos con exactitud,pero yo conozco a un buen número de ellos y la mayoría por no decir todos,son casi tan inmorales como los del termino opuesto(puesto que dicen ser opuestos y habra que creerlos...)y son gente de muy baja ralea,siempre hay un listillo que tira piedras y se echa atras,el jefe(por cierto dicen que ellos son asamblearios)y luego estan los pobres tontos que se llevan los palos en las costillas.Crean democracias de pacotilla en páginas como esa que has expuesto y revoluciones de pega,algaradas muy ruidosas que quedan en nada,y diría más,que son una ayuda a la reacción,pues,¿dónde están los logros en la conciencia de la gente tras tanto trabajo en pos de la revolución,la anarquía y el apoyo mutuo?Yo te contesto,no hay nada,sois un gueto como los neonazis,estais a punto de desaparecer,pues no os renovais,los extremos se tocan,y mucho.
                Te he de decir que no sé si eres un farsante,pero sí se una cosa,yo no sigo la gaceta ni siquiera sabía que era un diario de derechas,de ultraderecha o cualquier otra ideología,he buscado sobre el caso de abusos sexuales y ha salido eso.Ahora bien,te puedo decir que tú si sabes muy bien qué es lo que has puesto y ya sabemos lo que se suele decir,dime de qué presumes y te diré de qué careces.

                Yo condeno todas las agresiones a mujeres por gentuza,ahora bien,como veo que tú no lo haces en base a no sé qué argumento de infiltrados en la policia(qué tendra eso que ver...)puedo decirte que eres tan gentuza como los que han cometido los crímenes y te retratas a ti mismo,si son agresiones sexuales provocadas por nazis si que son censurables,pero si lo hacen inmigrantes noooo,claro,lo prohibe la doxa del poder y los que estan a su cargo se quedan sin subvenciones.

                repondre message

                • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                  21 de enero de 2016 04:01

                  ¿Qué estabas esperando,que alguien pusiera una referencia a el mundo,el abc para llamarle nazi,facha o cualquier otro epíteto?¿Supongo que si pusiera un titular del Pais,de la sexta o de público aplaudirías,no?¿O mejor aun de alasbrarricadas?¡Esos son los buenos,sí!¡Los que miran por los ciudadanos!
                  Sois gente muy pobre,porque como decían en un film,solo sois fachada y el problema es que debajo de esa fachada solo hay más fachada.

                  repondre message

                  • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                    21 de enero de 2016 04:09

                    Y ahora si quieres puedes poner algun otro editorial de algun sitio muy libertario...para que así veamos todo lo libertario que eres,que hasta te esfuerzas en poner mensajes defendiendo...no sabemos qué,aún.

                    repondre message

                  • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

                    23 de enero de 2016 14:41

                    Se ve que eres ’experto en fachadas’, como la fracasada y resentida hitlerita pintora de brocha gorda de Braunau metida a intoxicadora profesional y matarife, so BLANQUEADO SEPULCRO SIN LUCES.

                    repondre message

    • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

      25 de enero de 2016 01:59, por ROJO

      Agrego que si supiera la quejosa, que hacian en ARGENTINA, las tropas de los MONTONEROS, donde se la pasaban a las compañeras de una cama a otra,generando historias negras, de traición, los cuales se creian revolucionarios, pero con el pito en la mano y busando el culo de compañeras lindas, que los JEFES SE CALENTABAN....muestra la naturaleza de que facistas,comunistas,libertarios,mulatos, pijudos,conchudas, putazas,blancos,negros,somos todos "ese triste continente negro" en que Freud, vio del sexo femenino y que se guardo y llevo a la tumba.Alguien se relaciono alguna vez con una ninfomana....si les cuento CAMARADAS... se cojio todo,sumariante.comisario,juez,fiscal,AUN ME BANCO EL PROCESO PENAL....FALSAS ACUSACIONES....JODA, ES TODO JODA.....SIGAN CON ESTE INVENTO....

      repondre message

      • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

        25 de enero de 2016 10:36

        ¿Ladran los naZifalanjeta$ cañí, Sancho, haciéndose pasar hasta por Rita la cantaora travestida de china gaucha?

        SEÑAL QUE CABALGAMOS.

        repondre message

        • CONTRA EL SEXISMO SUPREMACISTA

          25 de enero de 2016 11:01

          ¿También te metes con los argentinos?Hay que reconocer que no se entiende nada el mensaje,pero lo tuyo es de juzgado de guardia,amigo,creo que él también tiene derecho a decir lo que quiera,aunque para tu gusto y tu criterio todo es nazi.Yo creo que te viene ese racismo de tu caracter andaluz,los señoritos andaluces son todos iguales,vienen de los almohades o de los almorávides,castas de conquistadores...

          repondre message