Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Cárceles en Venezuela: Extrema violencia, extrema indiferencia

Jueves.5 de abril de 2007 11265 visitas - 6 comentario(s)
Indymedia Barcelona #TITRE

Rodolfo / Cruz Negra Anarqista Venezuela

Texto abolicionista que denuncia la barbarie del actual sistema penitenciario venezolano, publicado en el nº 49 (febrero-marzo 2007) de El Libertario, vocero de los movimientos sociales antagonistas editado por la Comisión de Relaciones Anarquistas - CRA.

["Yo sé que mi hijo está muerto en vida, pero gracias a Dios que no apareció en la lista de los descuartizados"... Amanda Rojas, madre de José Rojas, recluido en Uribana, procesado por el hurto de cuatro cabras lecheras en la localidad de Los Pilones, Edo. Lara]

El 2007 comienza como un año mágico para los detentadores del poder; la aplastante victoria sobre sus contrincantes electorales llena de aire el saturado espacio que detenta la “revolución” y sus adeptos. Pero el espacio penitenciario no cuenta con los mismos aires de victoria y de oxigenación del cual se vanagloria la burocracia chavista; todo lo contrario, 2007 se estrena con una serie de aberrantes motines, que sirven de preludio para comprender los turbulentos tiempos que se aproximan.

Extrema violencia

El pasado 2 de enero de 2007, se dio paso al nuevo año en materia penitenciaria con una riña en el penal de Uribana (Edo. Lara) por el control del poder dentro de la Penitenciaría, dejando un saldo de 16 reclusos muertos y más de trece heridos, según la versión oficial ofrecida en horas del mediodía por el jefe del Estado Mayor del CORE-4, coronel José Enrique Maldonado Dupuy. De acuerdo con informaciones obtenidas extraoficialmente, todos los líderes de los pabellones de mínima, media y máxima fueron asesinados y hasta mutilados en muchos de los casos, con chuzos, diferentes armas blancas y de fuego. El suceso, que se inició en la medianoche del lunes, dejó el resultado indicado y sólo en horas de la mañana se logró el control del penal.

En un primer momento se habló de una granada fragmentaria que habría volado y habría causado las muertes; sin embargo, esto fue rechazado por el jefe militar, al señalar que se trató de una riña originada por el control del penal larense. Como siempre ocurre en estos casos, familiares se apostaron a varios metros de las puertas de la cárcel, ya que el área fue tomada militarmente, y sólo pasada la una y media de la tarde conocían oficialmente el nombre de los reclusos muertos. En la morgue del Hospital Central las escenas de dolor y desesperación se multiplicaban, mientras las informaciones extraoficiales corrían de boca en boca de amigos, familiares y hasta curiosos.

Como es de esperarse el milico mayor del CORE-4, se lleno la boca diciendo que "ya está controlada la situación" aplicando para ello la reorganización de la cárcel, el traslado de los reclusos implicados en los crímenes, con unos 200 hombres de la Guardia Nacional para reforzar la vigilancia en las áreas externas del penal, mientras que los funcionarios del Ministerio de Interior y Justicia trataban de controlar la zona interna. Además de estas medidas, se decidió arbitrariamente el traslado de los implicados a diferentes penales del país; entre ellos el de Guanare. Después de la matanza del lunes, el miércoles 3 de enero, seis de los reclusos trasladados de Uribana a Guanare murieron en una riña colectiva. Se rumora que fue un acto de venganza por los acontecimientos del penal larense.

El domingo 7 de enero, en el pabellón de máxima seguridad de la cárcel de Sabaneta (Maracaibo) se produjo otra masacre, cuando varios reos adscritos a esta instancia se enfrentaron con reclusos del área de reeducación, presuntamente por el control de los espacios. El balance de la mortal confrontación fue el de tres muertos y cinco heridos. Como dato insólito uno de los heridos es la joven de 18 años de edad, Dixiana Chacón, residente en el sector La Matancera, aledaño a la cárcel de Sabaneta, quien recibió un disparo por la espalda de un Fusil Automático Liviano (FAL) el arma reglamentaria de la Guardia Nacional, mientras veía la televisión en la sala de su casa.

Extrema Indiferencia

La población venezolana se ha acostumbrado a vivir con los desastres que se generan en las prisiones, como si de algo natural se tratara. Pero quizás lo más odioso de la situación es ver la indiferencia y dejadez con que los burócratas rojos observan la situación. Empezando por el nuevo Ministerio del Interior y Justicia (MIJ), Pedro Carreño, que se abstuvo de confirmar la información sobre los motines, aunque indicó que la Directora General de Custodia y Rehabilitación, Fanny Márquez, había viajado a Guanare para conocer la situación e informó que impulsará la remodelación de las 25 cárceles del país como si la llegada “milagrosa” de la susodicha funcionaria fuera a detener la violencia entre reos y el absurdo hecho de que “remodelando” una institución caduca y obsoleta que jamás ha cumplido su fin ultimo, fuera a mejorar la situación carcelaria...

El que si se pronunció pero con su cinismo característico fue el Defensor del Pueblo, Germán Mundaraín, que lamentó los hechos de violencia que se presentaron en esos centros penitenciarios y la situación general en la que se encuentran las cárceles venezolanas, porque "empaña los reconocidos avances que (en materia de derechos humanos) se han producido en otras áreas de la sociedad". El aberrante descaro con que actúan los personeros del Estado venezolano pareciera ser una condición “sine qua non” para desempeñar el cargo que les asignen. Otro en hacer gala de caradurismo fue el director de Sabaneta, Elí Ramón Salgado, proclamando que “todo está normal, lo sucedido anoche fue producto de un enfrentamiento entre reclusos de máxima seguridad y del denominado ‘penal’. Los primeros intentaron pasar hacia donde estaban los segundos y éstos los agredieron y los mataron con armas de fuego.” Como si de animales se trataran mostrando un claro desprecio a la vida humana de los reclusos. También la Corte Interamericana sobre Derechos Humanos se pronunció demostrando su “preocupación” por la situación carcelaria en Venezuela. Pero como de costumbre simplemente se quedó en un texto reproducido sin ninguna reflexión por la prensa de este enclave caribeño.

El ciclo mortal

La extrema indiferencia con la que autoridades y sociedad en general ven la situación penitenciaria lleva a la extrema violencia, como si de un ciclo mortal se tratara. La inasistencia, la dejadez, la clásica justificación en un Estado donde cualquier arbitrariedad tiene una justificación- valga la redundancia- son de alguna manera los detonantes de estas acciones vandálicas, que solamente benefician a las “autoridades” penitenciarias, principales instigadoras en la introducción de armas dentro de las cárceles. “Divide y reinaras” dice un refrán popular, y esto es lo que se aplica en nuestras prisiones. Para evitar la fuga y cualquier motín que busque la mejora penitenciaria, las “autoridades” se encargan de fomentar las riñas entre bandas rivales para que estas se dediquen a disputarse los “territorios” y de esta manera mantener una tensa calma dentro de los Centros de Reclusión.

Uribana, Guanare y Sabaneta son acciones premonitorias de lo que puede seguir ocurriendo. 8 años de “revolución” bolivariana han sido equivalentes a 8 años de negligencia penitenciaria. La deuda social con el sector más olvidado de la sociedad venezolana es inmensa. Ni remodelación de cárceles ni presupuesto para mejorar los recintos: como anarquistas exigimos la libertad de todos los detenidos y la sustitución de la prisión por medidas más humanas, que no lleven la carga de la privación de la libertad. Alejándolos de la sociedad y recluyéndolos detrás de los barrotes ni se paga el daño cometido ni se rehabilita al individuo, todo lo contrario se deprava. No se si el “socialismo” se conquista peleando como dicen los maoístas, lo que sí se es que la libertad se gana peleando y exigiendo lo justo, desde aquí el llamado no es solo al movimiento antiautoritario local, sino al género humano en general, para de una vez y por todas poner freno al sistema carcelario. Organizar para ya una extensa red denunciando las arbitrariedades que se suscitan en las prisiones; romper el morboso silencio del cerco informativo, organizar los afines en grupos que actúen según sus medios y posibilidades estratégicas, al margen de cualquier partido o jefatura que pretenda monopolizar la lucha anticarcelaria, profundizar y estudiar lo referido al principio abolicionista; todo esto al margen de la violencia irracional que es la estrategia del Estado. Sin más que decir, esperando con ansiedad el día en que caigan los muros de Jericó, y que la palabra prisión sea sinónimo de demolición en los diccionarios. ¡¡¡Abajo los muros de las prisiones!!!

RODOLFO Web de la Cruz Negra Anarquista_Venezuela: www.cna. contrapoder.org.ve

Blogger de noticias: http:// cnainforma.blogspot.com/
- www.nodo50.org /ellibertario

Mira també:

http://www.nodo50.org/ellibertario
http://cnainforma.blogspot.com/

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.
  • bueno soy una muchacha de 18 años la cual cada dia q pasa me preocupa mas esta situacion porq alli esta a la persona la cual amo es un ser q como todos:cometio un error y callo en ese lugar,,pero siento qesta conmigo pero ala vez no!solo le pido al señor cada dia por ese ser que AMO DEMASIADO pero en mi opinion ahy que ser un pocos mas humanos con ellos porque todos somos seres humanos y cometemos errores...

    Responde este comentario

  • Cárceles en Venezuela: Extrema violencia, extrema indiferencia

    22 de junio de 2010 21:28, por FRANCYS JOSEFINA MEZA TORREALBA

    ESTUVE RECIENTEMENTE EN YARE Y FUE ALGO MUY TETRICO DE VERDAD ESTOY MUY TURBADA Y YA HACEN TRES DIAS DE MI ESTADIA ALLI Y LA VERDAD QUE EL PLAN DE HUMANIZACIION ES PURA MENTIRA GUBERNAMENTAL PERO LO QUE MAS DUELE ES QUE HAY TANTA GENTE QUE NI SIQUIERA PORQUE CREE EN DIOS VOLTEA PARA ALLA LO UNICO QUE DIGO ES QUE SOMOS MAS PRESOS Y DELICUENTES LOS QUE ESTAMOS AQUI AFUERA QUE LOS QUE ESTAN CONDENADDOS EN ESOS OPENALES QUE DIOS TENGA MISERICORDIA DE NOSOTROS PORQUE ALLI NADIE SE COMPONE DE SUS ERRORES

    Responde este comentario