Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Batasuna rechaza la violencia, incluida ´la de ETA´

Lunes.7 de febrero de 2011 710 visitas Sin comentarios
Cumplimiento inequívoco de la antidemocrática ley de partidos. #TITRE


El nuevo partido de la izquierda ’abertzale’ menciona expresamente a ETA en un acto en el que ha calificado su giro como "coherente y de no retorno"


Euskal Herria: El partido de la Izquierda Abertzale apuesta por la paz y la democracia y condena la violencia de ETA

Rufi Etxeberria e Iñigo Iruin han explicado los criterios políticos básicos y los estatutos de la nueva formación política de la izquierda abertzale en el Palacio Eskalduna de Bilbo.

www.kaosenlared.net/noticia/euskal-...

Etxeberria afirma que la nueva formación es fruto de «una reflexión de alcance histórico que marca un antes y un después»
La izquierda abertzale ha adoptado el "compromiso firme e indudable de apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas, sin marcha atrás", según ha anunciado Rufi Etxeberria en la presentación de los estatutos de la nueva formación política que se registrará en los próximos días. Ha subrayado que "rechaza y se opone al uso de la violencia o la amenaza de su utilización para la consecución de objetivos políticos, incluyendo la violencia de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones".

GARA

BILBO-. Rufi Etxeberria ha destacado que en la apuesta de la izquierda abertzale "no hay escapismos literarios", sino un "paso determinante" basado en la trayectoria abierta y en la resolución "Zutik Euskal Herria".

Ha precisado que se trata de una reflexión de "alcance histórico", que marca un "antes y un después" en la trayectoria de la izquierda abertzale, que se adopta de forma autónoma y soberana y que está ligada al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y de soluciones democráticas.

Etxeberria ha situado el eje fundamental en la apuesta firme por las vías políticas y democráticas, por un proceso democrático que cierre el ciclo de confrontación violenta, tal y como se recoge en el Acuerdo de Gernika.

Ha señalado que la nueva formación "rechaza y se opone al uso de la violencia o la amenaza de su utilización para la consecución de ojetivos políticos, incluyendo la violencia de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones".

Durante su intervención, ha abogado por la convergencia y confluencia de fuerzas por el cambio, por una política de alianzas amplia para hacer posible el cambio político en la senda democrática, y ha situado enla sociedad vasca el protagonismo.

Ante ella, la comunidad internacional y los reunidos en el Euskalduna ha pedido la legalización de la izquierda abertzale.

Tras Etxeberria, el abogado Iñigo Iruin ha explicado el aspecto jurídico de los estatutos, que serán inscritos el miércoles en el registro de partidos políticos del Ministerio español de Interior.

Ha indicado que se han elaborado en base a los requisitos establecidos por el Tribunal Supremo en la ilegalización de Abertzale Sozialisten Batasuna (ABS).

Iruin ha señalado el nuevo proyecto político supone "la ruptura con los modelos organizativos y formas de funcionamiento de las que se ha dotado este espacio social y político en el pasado y, por tanto, con los vínculos de dependencia que tenía".

"Se trata de impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia o por partidos políticos que fueron ilegalizados por razón de su connivencia con ella", ha indicado.


Batasuna: el nuevo partido rechazará "la violencia", incluida "la de ETA"

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el nuevo partido que se registrará próximamente ante el Ministerio del Interior incluirá en sus estatutos el "rechazo y oposición" al uso de "la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos", incluida "la violencia de ETA si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones". Además, ha garantizado que su apuesta por las vías "exclusivamnente políticas y democráticas" no constituye "un regate en corto a la normativa legal" sino "un paso determinante y de no retorno".

Durante la presentación de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha "desbrozado los sustentos y compromisos" que "definen el nuevo proyecto político y organizativo" que próximamente se presentará en Madrid, de forma oficial.

Según ha explicado, la izquierda abertzale ha pretendido, con la puesta en escena en el palacio de Euskalduna, además de "evitar interpretaciones distorsionadas, concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para avanzar de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva, como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas" vascas.

"La izquierda abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos", ha puntualizado.

Por ello, en sus Estatutos que registrará el miércoles, "rechaza y se opone al uso de la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos". "Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones", ha indicado.

Etxebarria ha llamado la atención sobre el hecho de que "de forma explícita", el nuevo modelo político de la izquierda abertzale "ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma".

"En consecuencia —agrega— rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos".

Este "rechazo explícito de la violencia", que se suma a la "no connivencia de ninguna naturaleza con la mismas" son, según ha dicho, "consecuencias directas de su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas". "Y así quedará reflejado en los estatutos de la nueva formación", ha apuntado.

También se remarcará "la total autonomía y soberanía" del nuevo partido "defendiendo el funcionamiento democrático de sus estructuras y rechazando cualquier tipo de subordinación y/o dependencias".

"NO HAY ESCAPISMOS LITERARIOS"

Además, ha garantizado que "en esa apuesta y compromiso no hay escapismos literarios, sino un paso determinante, coherente y de no retorno, con la trayectoria abierta con las resoluciones recogidas en el documento ’Zutik Euskal Herria’".

Etxebarria ha asegurado que su pretensión es decir "con claridad" que la demanda de legalización de la izquierda abertzale está ligada a "un punto de inflexión político, al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas".

En este punto, ha apuntado que la izquierda abertzale cumplirá la Ley, pese a que la denuncian porque está "instrumentalizada" por "intereses netamente políticos".

"REFLEXION AUTONOMA Y SOBERANA" DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Según sus palabras, la decisión de "cumplimentar los requisitos legales" es el "resultante" de un reflexión "autónoma y soberana", de la izquierda abertzale. "No estamos ante un regate en corto a la normativa legal, sino ante un paso coherente con nuestras convicciones y compromisos por construir un escenario de paz", ha garantizado.

Este "paso", según el representante de la antigua Batasuna, pretende "sin condicionamientos de ninguna naturaleza", depositar los "cambios políticos y sociales" en la "voluntad democrática de la ciudadanía", actitud que también ha exigido al Gobierno de España.

Etxeberria ha aludido a la reflexión llevada a cabo en los últimos años en el seno de la izquierda abertzale, que les ha llevado a analizar "muchas cosas", entre ellas, "la necesidad de un escenario de no violencia y democracia".

"Una reflexión con muchos activos y pasivos, retrospectiva, que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ofrecer soluciones pacíficas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos", ha señalado.

Esa "reflexión" ha marcado, según sus palabras, "un antes y un después" en la trayectoria de la izquierda abertzale. Como consecuencia, ha extraído tres grandes conclusiones, y, como "eje determinante" ha situado la primera, la de la "apuesta por proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta, adoptando una posición clara y firme por la vías exclusivamente políticas y democráticas".

Esta apuesta, estaría pivotada en la exigencia de "un escenario de no violencia con garantías, y de normalización política progresiva, como condiciones para cualquier diálogo y negociación política". "No hay proceso de diálogo sin un escenario de ausencia de violencia, con garantías, y el restablecimiento de mínimos democráticos", ha explicado.

También reclama la asunción de los principios Mitchell en el marco del diálogo político "como consecuencia de lo anterior", y la asunción de que "la única garantía y tutelaje del diálogo político recae en la propias sociedad vasca y sus agentes políticos, sociales y sindicales".

RECLAMA PROCESO DE DIALOGO Y NEGOCIACION

Por otro lado, reclama el impulso a un proceso de "diálogo, negociación y acuerdo" que integre a "todas las culturas políticas posibilitando un marco democrático en el que todos los proyectos políticos sean posibles". El objetivo de ese proceso será por tanto, en sus palabras "más democracia y respeto a todos los derechos".

En segundo lugar, la izquierda abertzale cree que se debe cambiar la cultura política "en el ámbito soberanista, progresista e independentista" mediante el impulso de "la convergencia, acumulación de fuerzas como instrumentos para influir en el cambio político y social".

"Hemos sido y somos independentistas, socialistas, creemos en la nación vasca y su legítimo derecho a decidir su futuro, creemos en otro modelo socioeconómico, y todo ello lo tenemos que trabajar con otros sectores políticos sindicales y sociales, generando mayorías democráticas que vayan modificando posiciones institucionales y sociales", ha añadido. Se trataría de "una política de alianzas amplia y eficaz" para hacer efectivo "el cambio político en la senda independentista".

PUNTO DE INFLEXIÓN

Por último, afirmó que se pretende impulsar "un nuevo proyecto político y organizativo" que marque "un punto de inflexión y superación de modelos anteriores". "Estamos ante un debate y resoluciones que marcan un punto de inflexión de consecuencias directas en los principios que la nueva formación sitúa en sus estatutos para reclamar su legalidad", ha insistido.

Etxeberria ha anunciado, en este punto, que la izquierda abertzale ha resuelto desarrollar su proyecto político "por vías exclusivamente políticas y democráticas", con un compromiso "firme e inequívoco", y no está "sujeto a variables tácticas o factores coyunturales". "En eso —ha garantizado— no hay marcha atrás posible".

Por último, ha indicado que la izquierda abertzale, "desea la reafirmación de su objetivos independentistas y socialistas, en su apuesta por un cambio político y social". Por último, ha demandado "la legalización del nuevo proyecto político y organizativo".


Amplia representación política y social en la presentación del nuevo partido de la izquierda abertzale

Muy pocos agentes políticos y sociales han faltado a la cita del Palacio Euskalduna de Bilbo, donde la izquierda abertzale ha presentado su nuevo partido.

07/02/2011 8:45:00
BILBO-.

La expectación generada en torno al acto que se celebra en el Euskalduna ha sido tal que no sólo se ha tenido que habilitar una sala mucho mayor que la prevista inicialmente, sino que los reporteros gráficos han sido citados media hora antes en previsión de que sean muchas las cámaras reunidas para grabar y difundir el acto, que GARA.net ha ofrecido en directo.

El acto ha constado de dos partes. En primer lugar ha intervenido Rufi Etxeberria "para referirse al anclaje político" en el que nace el nuevo partido. Y le ha sucedido el abogado Iñigo Iruin, "que abordará el contenido de los estatutos desde el punto de vista jurídico-político".
La invitación ha sido cursada ampliamente, tanto a los medios como a agentes políticos, sindicales y sociales, lo que convierte este evento en algo peculiar y también significativo sobre el alcance de la apuesta de la izquierda abertzale. Casi todos los interpelados han respondido de modo positivo, por lo que estarán en el Euskalduna.

En cuanto a formaciones políticas, sólo han rehusado la invitación PSE, PP y UPyD. Hamaikabat, escindida de EA, también pone la voz disonante.
Del mismo modo, desde el ámbito sindical sólo se espera una ausencia significativa: la de representantes de UGT. Habrá dos miembros de CCOO a título individual, así como enviados de ELA, LAB, STEE-EILAS, ESK e Hiru, que componen la mayoría sindical vasca.

Junto a ellos, otros agentes vascos y muchos medios de comunicación para los que se ha dispuesto una sala con 283 butacas, el doble que la inicialmente contratada por Lokarri.

Carta de Egiguren

El presidente del PSE, Jesús Egiguren, ha remitido una carta a Ríos en la que agradece la invitación al acto, al que "por razones de prudencia y responsabilidad" no acude.

Confía en que "con el tiempo" las cosas podrán cambiar "si con resolución y convicción se adoptan las decisiones definitivas e irreversibles que todos deseamos".

Finaliza su misiva con un bertso de Xalbador dedicado a la paz,


Etxeberria afirma que la nueva formación es fruto de «una reflexión de alcance histórico que marca un antes y un después»

La izquierda abertzale ha adoptado el "compromiso firme e indudable de apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas, sin marcha atrás", según ha anunciado Rufi Etxeberria en la presentación de los estatutos de la nueva formación política que se registrará en los próximos días. Ha subrayado que "rechaza y se opone al uso de la violencia o la amenaza de su utilización para la consecución de objetivos políticos, incluyendo la violencia de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones".

GARA

Durante su intervención, ha abogado por la convergencia y confluencia de fuerzas por el cambio, por una política de alianzas amplia para hacer posible el cambio político en la senda democrática, y ha situado en la sociedad vasca el protagonismo.BILBO-. Rufi Etxeberria ha destacado que en la apuesta de la izquierda abertzale "no hay escapismos literarios", sino un "paso determinante" basado en la trayectoria abierta y en la resolución "Zutik Euskal Herria".

Ha precisado que se trata de una reflexión de "alcance histórico", que marca un "antes y un después" en la trayectoria de la izquierda abertzale, que se adopta de forma autónoma y soberana y que está ligada al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y de soluciones democráticas.

Etxeberria ha situado el eje fundamental en la apuesta firme por las vías políticas y democráticas, por un proceso democrático que cierre el ciclo de confrontación violenta, tal y como se recoge en el Acuerdo de Gernika.

Ha señalado que la nueva formación "rechaza y se opone al uso de la violencia o la amenaza de su utilización para la consecución de ojetivos políticos, incluyendo la violencia de ETA si la hubiera en cualquiera de sus manifestaciones".

Ante ella, la comunidad internacional y los reunidos en el Euskalduna ha pedido la legalización de la izquierda abertzale.



El nuevo partido nace bajo amenaza creciente de Madrid

La sala A3 del Palacio Euskalduna de Bilbo se llenará hoy para acoger un acto sin precedentes: Rufi Etxeberria e Iñigo Iruin explicarán los criterios políticos básicos y los estatutos de la nueva formación política de la izquierda abertzale a los principales agentes de la sociedad vasca, con muy pocas ausencias. Mientras, medios de Madrid dan por seguro que la Fiscalía actuará contra el partido y apuntan que las FSE informarán incluso sobre los asistentes al acto de hoy.

Ramón SOLA | DONOSTIA

La sesión, organizada por Lokarri, se ha convocado hoy a las 11.00 en el Palacio Euskalduna de Bilbo, y la expectación es tal que no sólo se ha tenido que habilitar una sala mucho mayor que la prevista inicialmente, sino que los reporteros gráficos han sido citados media hora antes en previsión de que sean muchas las cámaras reunidas para grabar y difundir el acto.

Según informa Lokarri, en este acto inédito habrá dos partes. En primer lugar intervendrá Rufi Etxeberria «para referirse al anclaje político» en el que nace el nuevo partido. Y le sucederá el abogado Iñigo Iruin, «que abordará el contenido de los estatutos desde el punto de vista jurídico-político».

La invitación ha sido cursada ampliamente, tanto a los medios como a agentes políticos, sindicales y sociales, lo que convierte este evento en algo peculiar y también significativo sobre el alcance de la apuesta de la izquierda abertzale. Casi todos los interpelados han respondido de modo positivo, por lo que estarán en el Euskalduna.

Así las cosas, resulta más fácil enumerar quiénes no acudirán a escuchar a la izquierda abertzale. En cuanto a formaciones políticas, sólo han rehusado la invitación PSE, PP y UPyD. El más agresivo ha sido el PP, que el sábado llegaba a definir a la organización promotora del acto como «Lokarritasuna» por boca de su líder en la CAV, Antonio Basagoiti. «Somos los que más queremos que se acabe con esto -dijo-, y por eso no queremos que alguien venga a estropearlo, se llame Lokarri, Lokarritasuna, EA, o como se llame».

Hamaikabat, escindida de EA, también pone la voz disonante. Martin Beramendi, su presidente en Gipuzkoa, considera que «no es momento de manifestarse por la legalización de Batasuna, sino de manifestarse para pedirle a ETA que deje ya las armas de una vez por todas y desaparezca para siempre. No vamos a hacer la ola a nadie». Se trata de una excepción absoluta en su entorno político, ya que al Euskalduna sí acudirán fuerzas políticas mucho más potentes, como PNV, EA, Aralar, AB, EB o Alternatiba.

Del mismo modo, desde el ámbito sindical sólo se espera una ausencia significativa: la de representantes de UGT. Habrá dos miembros de CCOO a título individual, así como enviados de ELA, LAB, STEE-EILAS, ESK e Hiru, que componen la mayoría sindical vasca.
Junto a ellos, otros agentes vascos y muchos medios de comunicación para los que se ha dispuesto una sala con 283 butacas, el doble que la inicialmente contratada por Lokarri.

Su coordinador, Paul Ríos, explica que espera que el acto tenga una «gran relevancia» y que sea «un paso importante hacia el camino de la paz». Indicó a la agencia Europa Press que su organización se está implicando en el tema porque considera que la legalización de la izquierda abertzale «es crucial» y que el contenido de los estatutos debería permitirla.

Vigilancia policial

Sin embargo, no serán todos éstos los únicos interesados en el acto del Euskalduna. Diarios del Grupo Vocento afirmaban ayer que las FSE también vigilarán el evento e incluso a los asistentes para incorporar más datos a los informes destinados a impugnar el nuevo partido.
Tanto estos medios como ``El País’’ afirman que el Gobierno de Zapatero tiene decidido impugnar la inscripción del nuevo partido, independientemente de que sus estatutos se ajusten a la ley o no, de modo que la última decisión quede en manos del Tribunal Supremo español.

Se afirma por ejemplo que los servicios policiales y de espionaje del Gobierno español ya disponen de cerca de una docena de informes diferentes sobre una argumentación básica: que la nueva formación debe ser entendida como una continuación de los partidos anteriormente ilegalizados.

En la prensa de ayer se podían encontrar afirmaciones tan curiosas como ésta de ``El Diario Vasco’’: «Interior y la Fiscalía no ven como un problema los posibles estatutos `limpios’ de la nueva formación». O ésta de ``El País’’, que tras saludar los movimientos de la izquierda abertzale y la «velocidad» adquirida, avisa de que «aunque los estatutos de la nueva marca sean impolutos, el Ejecutivo los impugnará y pedirá a la Fiscalía que intervenga para que el Supremo tome cartas en el asunto».

Plazos para el partido y las elecciones

9 de febrero
La nueva formación de la izquierda abertzale será registrada en el Ministerio del Interior, en Madrid.

1 de marzo
Antes de esa fecha, Interior debe decidir si acepta la inscripción o si pasa el asunto a la Fiscalía. Lógicamente, puede hacerlo también desde el mismo día 9.

21 de marzo
En ese caso, la Fiscalía tendría veinte días para impugnar el partido ante el Tribunal Supremo, por lo que si apura los plazos el trámite concluiría el 21 de marzo. Si el partido fuera impugnado por «continuidad» de un partido ilegalizado -como se asegura-, el Supremo no tendría plazo límite para decidir. En el caso de ASB en 2007, su inscripción se impugnó el 3 de abril y el Supremo la aceptó el 15 de mayo.

18 de ABRIL
Presentación de candidaturas.

22 de mayo
Elecciones.


VALORACIONES: EN CONTRA Y A FAVOR DE LA LEGALIZACIÓN

El PP afirma tras la manifestación ultra que «no consentirá» la legalización

Algunos miles de personas se manifestaron el sábado en Madrid convocados por la asociación ultra Voces contra el Terrorismo, que lidera Francisco José Alcaraz, conocido por su hiperactividad contra el proceso de negociación de 2005-2007. El PP puso cierta distancia respecto a la protesta, ya que sólo acudieron los políticos vascos que afirman, contra el criterio de la dirección del partido, que el Gobierno del PSOE tiene abierta una negociación solapada con la izquierda abertzale: Jaime Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz, Regina Otaola y la «ex» María San Gil. Como muestra de la posición reticente del partido, se anunció que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, haría declaraciones en la zona pero no se incorporaría a la marcha, aunque finalmente sí se unió al grupo.

El día después, sin embargo, el PP se subió a este carro para anunciar que tiene muy claro que las condiciones son las marcadas por estos colectivos. La número dos del partido, María Dolores de Cospedal, dijo en Toledo que «ETA debe disolverse y entregar las armas» para que se pueda proceder a la legalización de la izquierda abertzale. «El PP no consentirá otra cosa de ninguna manera», dijo.

«Como llevan 50 años matando, tendrán que demostrar durante mucho tiempo que, de verdad, quieren comportarse como demócratas y que condenan el terrorismo», añadió María Dolores de Cospedal.
Erre que erre, Jaime Mayor Oreja reiteró mientras tanto que los movimientos que se vienen produciendo son producto de «una escenificación».

En Onda Cero, afirmó que «a partir de ahora el Gobierno va a dar la impresión de que quiere evitar» que la izquierda abertzale esté en las urnas, y que para ello «evidentemente actuará a través de la Fiscalía y acabará diciendo que no tiene más remedio que afirmar lo que diga la Justicia».

El PSOE optó de nuevo por responder a Mayor Oreja a través de una portavoz menor. Si el sábado se encargó de ello su responsable de Política Municipal, ayer fue la eurodiputada Elena Valenciano quiso aseguró que las palabras del ex ministro de Interior del PP «perjudican objetivamente el final de ETA».

También en Onda Cero, Valenciano replicó que «el fin de ETA es algo que van a lograr todos los demócratas y que está cerca», por lo que, a su juicio, «es incomprensible que alguien que ha sido ministro del Interior trate de perjudicar este objetivo».

Además, la europarlamentaria del PSOE pidió al presidente del PP, Mariano Rajoy, «en nombre de todos los demócratas y del Pacto contra el Terrorismo», que le pida a su eurodiputado que «deje de hacer estas declaraciones» ya que el PSOE percibe que Mayor Oreja «va a mantener esta actitud» y «no tiene ninguna intención de callarse».

El mantenimiento de la ilegalización fue exigido también por dos hijos de Fernando Múgica Herzog, muerto a manos de ETA hace quince años, en un acto de recuerdo celebrado ayer en el Palacio Kursaal de Donostia. En él tomaron la palabra los dirigentes del PSE Alfonso Guerra, José María Benegas e Iñaki Arriola.




Streaming Video by Ustream.TV


EFE / BILBAO La izquierda abertzale "rechaza y se opone al uso de la violencia", lo que "incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones", ha dicho su dirigente Rufi Etxeberria.

En la presentación del nuevo partido de la izquierda abertzale en Bilbao, Etxeberria ha sido el primero en hablar, asegurando que su apuesta por las vías democráticas "no tiene marcha atrás"; tras su intervención, Iñigo Iruin ha desgranado el contenido jurídico de los estatutos.

Etxeberria ha señalado que "de forma explícita el nuevo proyecto político y organizativo de la izquierda abertzale ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma".

"En consecuencia, -ha añadido- rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos".

El dirigente de la izquierda abertzale ha señalado que "rechazo explícito de la violencia y no connivencia de ninguna naturaleza con la misma son consecuencias directas de nuestra apuesta por vías exclusivamente políticas y democráticas".

Etxeberria también ha recalcado que la nueva marca de la izquierda abertzale tiene "total autonomía y soberanía" y que, por ello, rechaza "cualquier tipo de subordinación o dependencia".

Ha subrayado que el nuevo partido será "claro en sus principios y compromisos" para cumplir la Ley de Partidos, que sus estatutos no son "un regate en corto a la normativa legal" y que en ellos "no hay escapismos literarios sino un paso determinante, coherente y de no retorno".

Etxeberria ha repetido en varias ocasiones que el nuevo proyecto de la izquierda abertzale supone "un punto de inflexión y superación de modelos anteriores" y que su compromiso con las vías políticas y democráticas es "firme e inequívoco, no estando sujetos a variables tácticas o factores coyunturales". "No hay marcha atrás posible", ha recalcado.

Ha "demandado" la legalización de la nueva formación porque va a "cumplir" con la Ley de Partidos, cuyo uso político ha denunciado. Además, ha criticado a quienes quieren "mantener a ultranza" la ilegalización de la izquierda abertzale "con independencia de evaluaciones jurídicas y democráticas" con el propósito de "favorecer opciones e intereses políticos concretos".

Etxeberria ha explicado que el nuevo proyecto de la izquierda abertzale es fruto de "un reflexión con muchos activos y pasivos", tras la cual, se apuesta por "un proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta", se aboga por la acumulación de fuerzas independentistas y se crea un nuevo partido que sea un "punto de inflexión".

Diario Información


ANÁLISIS: Los estatutos de la izquierda ’abertzale’

La izquierda ’abertzale’ da un gran paso

Si la exigencia para que la nueva formación sea legal es que manifieste con claridad que no tiene nada que ver con ETA ni con Batasuna, los nuevos estatutos así lo proclaman .

LUIS R. AIZPEOLEA - Bilbao

Así te hemos contado el acto de presentación de la nueva Batasuna
La izquierda abertzale ha sorprendido y ha superado con creces las expectativas sobre si el nuevo partido, cuyos estatutos registrará el miércoles en el Ministerio del Interior, rompe los vínculos que la antigua Batasuna tenía con ETA. Hasta cuatro veces proclaman los estatutos de la nueva formación el rechazo del terrorismo de ETA en cualquiera de sus manifestaciones, según han adelantado el dirigente de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria, y el abogado Iñigo Iruin, que ha resumido su contenido. Los estatutos proclaman también que los afiliados del nuevo partido que incurran en actos de violencia serán expulsados automáticamente. Y se comprometen, asimismo, a la reparación de todas las víctimas del terrorismo.

Esta actitud tan rotunda y clara de la izquierda abertzale va a provocar, previsiblemente, una división en los partidos democráticos, cogidos por sorpresa. Aunque la unidad en torno a ETA se mantiene y mantendrá, otra cosa va a ser la posición ante el nuevo partido de la izquierda abertzale. Los partidos nacionalistas vascos -PNV, Eusko Alkartasuna y Aralar- y los catalanes -ERC y CiU- van a apoyar la demanda de legalización de la izquierda abertzale ante la rotundidad de su ruptura con ETA. También le puede crear problemas al PSE, si el PSOE, en línea con el PP, mantiene su anunciada decisión de impedir la legalización de la izquierda abertzale, alegando que se necesita tiempo para que esta proclamación sea fehaciente.

El abogado Iñigo Iruin ha echado mano de la sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2007, que ilegalizó a SB, una marca de Batasuna, para defender que es posible que miembros de un partido que fue ilegal pueden construir un nuevo partido si demuestran la ruptura con el partido anterior. Es lo que hoy han tratado de demostrar Iruin y Etxeberria con la lectura de los estatutos del nuevo partido en la mano.
Los tribunales tienen, por tanto, ante sí un reto. Si la exigencia para que la izquierda abertzale sea legal es que manifieste con claridad que no tiene nada que ver con ETA ni con Batasuna, los nuevos estatutos así lo proclaman.

Diario El País

ANÁLISIS: Los estatutos de la izquierda ’abertzale’

Ilegalización complicada

Batasuna sepulta su trayectoria política anterior, supeditada a la violencia de ETA

JUAN MARI GASTACA - Bilbao

Así te hemos contado el acto de presentación de la nueva Batasuna
Batasuna ha puesto muy difícil su ilegalización al Gobierno y a la Justicia. Con un intencionado pero nítido doble discurso político y jurídico, la izquierda abertzale se ha ajustado, por fin, a las exigencias que el Tribunal Supremo ya le reclamó en 2007 cuando vio desbaratada la oficialidad de su enésima marca electoral ASB. Entonces se le recordó que cualquier futuro intento de incorporarse a la democracia pasaba por la ruptura con ETA y que sus inspiradores también debían exhibir un acto de fe semejante. Tres años después, conscientes de que la razón de Estado se imponía en la calle y en las instituciones, componiendo así una realidad social y política que comprometía su propia existencia presente y futura, el radicalismo abertzale proclama su catarsis renegando del nervio medular de su propia existencia: corta de una vez el cordón umbilical con ETA.

Bien es verdad que intencionadamente Batasuna pasa por alto en su nuevo ropaje estatutario y político el cumplimiento de la contundente declaración de Estrasburgo. Incluso de que esta ausencia interpretativa ofrecerá un comprensible asidero a cuantos se empecinan en diluir la esencia democrática de la nueva realidad radical. Pero Iñigo Iruin ha preferido trasladar el compromiso a la propia jurisprudencia del propio Tribunal Supremo, sabedor de que es el escenario donde ha de librarse la batalla jurídica al margen del inexorable debate político, que ya se presume contrario a la legalización.

Quienes aparecen instalados en el escepticismo sobre la virtualidad de esta nueva apuesta política lo hacían apoyados en fundadas razones históricas a las que ha contribuido el maquiavélico discurso de Batasuna, siempre prisionero de su supeditación a ETA. Pero en el Palacio Euskalduna -escenario que lleva camino de convertirse en la referencia de la nueva realidad del abertzalismo, ya que fue sede del primer acuerdo entre bases soberanistas-, Rufi Etxeberria e Iñigo Iruin acabaron con los circunloquios. En un lenguaje directo, que en ocasiones podría resultar extraño por inédito, han proclamado que su futuro partido rompe de una vez con ETA porque no comparte ni su violencia ni tampoco su tutelaje. Incluso, ambos portavoces dieron un significativo paso más al acordarse de las víctimas que el terror ha causado.

Tras dos años de debate interno, Batasuna se ha decantado por sepultar su trayectoria política, supeditada hasta ahora a la violencia de ETA, una banda terrorista que ante semejantes desmarques, y en plena tregua, queda convertida en una entelequia.
Juan Mari Gastaca Sobrado es delegado de EL PAÍS en el País Vasco

El País


Fin de ETA: gran ocasión para conocer la verdadera naturaleza de quienes nos gobiernan

Actitud mezquina de los partidos políticos y medios de comunicación ante el comunicado de ETA

¿En este caso lo harán igual?

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.