Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Ahora, como en aquel 14 de noviembre, es necesario que se rompan los fusiles y trabajemos por la Paz

Viernes.13 de febrero de 2015 392 visitas Sin comentarios
Cuatro antimilitaristas serán juzgados por coronar la cima de la provincia de Alacant con una bandera de la paz. #TITRE

El próximo lunes 16 de febrero cuatro antimilitaristas comparecerán ante el juzgado de lo penal nº7 de Alacant acusados de un delito de daños. Andaremos en las siguientes líneas el camino que les ha llevado hasta allí.

El viernes 14 de noviembre de 2008 se celebraba el «Día europeo contra la infraestructura militar» y partía desde el sur de la provincia de Alacant una pequeña expedición antimilitarista organizada por el Grup Tortuga. Su destino era la cumbre de nuestra tierra: el pico de Aitana, de 1.558 metros.

La población civil tiene vetado el acceso a la cima, pues ésta se encuentra en el interior del acuartelamiento ocupado por el Escuadrón de Vigilancia Aérea nº5 del ejército español. La intención de los antimilitaristas era colocar una bandera de la paz en la secuestrada cúspide. Lo consiguieron y lo hicieron público.

Un año más tarde, cuatro personas participantes en la acción fueron llamadas a declarar. Así empezó para Adolfo, Adrián, Cuti y Pablo un procedimiento judicial que jamás creyeron tan largo.

Antes de que los acusados recibieran noticia alguna de la administración, el Juzgado Togado Militar Territorial nº 13, sito en Valencia, presentó diligencias previas a la fiscalía del Tribunal Militar Territorial Primero con la intención de que ésta formalizara una acusación por allanamiento de dependencia militar. El ministerio fiscal se inhibió.

Una vez se desentiende la justicia militar, se formula una acusación de delito de daños contra los activistas. La fiscalía pide la reposición de 834,30 euros (el valor de los daños que supuestamente causaron los antimilitaristas en la valla para acceder a la base) y una multa de 20 meses por valor de 6 euros diarios. Ya sabemos que el impago de estas multas puede llevar a prisión.

La cosa está bien clara: desde Defensa no se atrevieron a conducir ante la justicia militar a unos civiles por un acto de protesta pero, evidentemente, noviolento. Hacerlo hubiera ido acompañado irremediablemente de una repercusión mediática, una apertura de debates y una oleada de críticas nada deseadas. Sin embargo, no era cuestión de que los activistas «se fueran de rositas». Así, formularon una nueva acusación que, como ya hemos visto, no es asunto baladí. Se evidencia de este modo que no son unos presuntos daños lo que preocupa a los militares, sino que la población civil levante la voz, y más aún si lo hace en sus dominios de terrateniente.

A pesar de las triquiñuelas, trampas, mentiras y otras estrategias por las que los mandos militares dirigen sus actos no vamos a callarnos. Ahora, como en aquel 14 de noviembre, la guerra se prepara desde la base de Aitana. Ahora, como en aquel 14 de noviembre, no podemos admirar el horizonte desde la cima de nuestra provincia. Ahora, como en aquel 14 de noviembre, es necesario que se rompan los fusiles y trabajemos por la Paz.

Por ello, te animamos a que acudas a la concentración en apoyo a estos cuatro activistas que tendrá lugar el próximo lunes 16 de febrero a las nueve de la mañana frente a los juzgados de Benalua en Alacant.

Grup Antimilitarista Tortuga

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.