Administración Enlaces Contacto Sobre Tortuga

Acusan a un guardia civil y a un policía nacional de dar una brutal paliza a empleados de un bar de Molina (Murcia)

Jueves.28 de septiembre de 2017 203 visitas - 1 comentario(s)
Según los denunciantes, durante la trifulca uno de los agentes sacó una porra extensible y empezó a golpear, con la ayuda de su hermano, al trabajador y a su mujer. #TITRE

P. S.

Un guardia civil y un policía nacional, ambos hermanos, han sido denunciados por propinar presuntamente una brutal paliza a una pareja de empleados, un hombre y su mujer, del bar Rocío de Molina de Segura, en la que, según testigos, utilizaron también una porra. El suceso acabará en los tribunales y será un juez quien dicte sentencia sobre lo ocurrido.

Los hechos se produjeron el pasado domingo, 24 de septiembre, en dicho bar, situado en la Avenida García Lorca de Molina, cuando la pareja recibió “junto con otros trabajadores y clientes varios golpes y porrazos por parte de dos hermanos, un Guardia Civil y un Policía Nacional, que trabajan fuera de Murcia y residen en un duplex adyacente al bar”, según denuncian los dueños de la cervecería en su página de Facebook.

Los propietarios del bar aseguran que han sido víctimas de amenazas y acoso por parte de los dos hermanos y recuerdan que “el dueño anterior del mismo bar también recibió amenazas de ser disparado hace dos años por los mismos individuos. La causa de la amenaza fue la de poner una terraza en la misma calle”.

El origen de la trifulca

Pero el origen de la trifulca del pasado domingo fue “una señal horizontal de prohibido aparcar que se vio sospechosamente manipulada y ampliada dificultando el aparcamiento delante del bar justo el día después de una discusión entre los propietarios y los agresores, como para demostrar su dominio territorial en la calle”, indican desde el restaurante.

Siempre según la versión de los denunciantes, este hecho causó una multa al coche del cocinero del bar por aparcar 5 centímetros por encima de la línea. “Un empleado, junto con el cocinero y una camarera, fueron a pedir explicaciones. El policía nacional estaba masticando algo, se reía inflando el pecho. El empleado lo insultó y el policía le escupió en la cara y bajó a la calle empujándolo y provocándole para pelear. El empleado le dio un golpe y el policía nacional contestó agarrándolo por el cuello, lo tiró al suelo y siguió golpeándolo con varias patadas”, según se narra en el Facebook del bar Rocío.

“En ese momento –prosiguen los dueños de la cervecería- salió de su casa el hermano Guardia Civil sacando una porra extensible. Uno lo sujetó al suelo y el otro lo golpeó repetidamente con la porra en la cabeza y en el cuerpo. Cuando la mujer del empleado corrió a separarlos para defender a su marido lleno de sangre, ella también recibió su dosis de golpes. También salió la mujer del Guardia Civil grabándolo todo con su móvil y riéndose descaradamente de la violencia”.

Amigos guardias civiles del agredido

Según esta versión, el incidente acabó cuando la camarera entró en la cervecería a pedir ayuda y salieron unos amigos del empleado, que son guardias civiles, que “por suerte estaban en el bar y después de ser agredidos ellos también, consiguieron detener la pelea. Los agresores escondieron la porra para no ser detectados, pero el daño ya estaba hecho y los testigos presentes. Así termino este desagradable suceso y nos quedamos en espera del juicio”.

El bar Rocío ha difundido el altercado en las redes sociales “para que se sepa la verdad” y para que “estas personas no puedan ejercer su trabajo, se haga justicia y se evite el abuso de poder, porque estas personas también ensucian la imagen de las Fuerzas de Seguridad y todas aquellas personas honradas que ejercen este trabajo con justicia e integridad”.

Este diario intentó conocer también la versión de los dos hermanos denunciados, pero no ha sido posible.

Fuente: http://lacronicadelpajarito.com/reg...

Nota: los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación.